Recomendaciones de seguridad para el uso de smartphones en niños

precauciones-radiacion-movil

Recientemente se han elaborado en Estados Unidos recomendaciones para reducir la exposición de los niños a la radiación de los teléfonos móviles; estos dispositivos (como las torres de alta tensión u otras vías de emisión) emiten radiación NO ionizante, o de baja frecuencia, en contraposición a la radiación ionizante del sol o los rayos X. El documento publicado por Healthy Children (de la American Academy of Pediatrics) hace referencia a un estudio, cuyos resultados solo han sido publicados parcialmente.

Y aunque dicha investigación no puede ser concluyente, no solo por las características referentes a los sujetos del estudio, o el hecho de que no ha sido completada, ha servido para que los expertos recuerden a las familias que el uso de pantallas por parte de los menores de edad, debe ser regulado. Y esta recomendación no responde solo a la evitación de dichas radiaciones, sino también a determinados contenidos, o para educar los comportamientos socialmente aceptables; y también se debe tener en cuenta la prevención de adicción, entre otros motivos. En cualquier caso, aunque la afectación de la salud pueda ser discutida, lo que está claro es que el organismo de un niño o adolescente está aún en desarrollo, por lo cual son más vulnerables a los efectos que en ellos pudieran provocar elementos de su entorno.

Como curiosidad, refiere la información que hemos encontrado que en Estados Unidos ya hay más teléfonos celulares que habitantes, pero en España también se manejan cifras elevadas: y es que más de un 95 % de la población adulta tiene smartphone, y por otra parte aquí tenéis datos referidos a menores de edad. En conclusión, el uso de tales dispositivos aumenta, y aunque hasta el momento las investigaciónes no son concluyentes, el grosor del cráneo de un niño, propicia una mayor absorción de radiación (por su delgadez, en comparación al de un adulto). Por cierto, no solo hay más usuarios, sino que también aumenta la cantidad de tiempo durante el que estamos utilizándolos y la duración de las llamadas (en global).

precauciones-radiacion-movil4

El estudio que mencionamos más arriba, está siendo realizado por el Programa Nacional de Toxicología de los Estados Unidos, y como estoy comentando, se necesitan más indicios. El caso es que se parte de la base de que no son juguetes, por lo que si que cabe esperar indicaciones a fin de aumentar la seguridad durante su uso; supongo que aplicar el principio de precaución no es nada descabellado y, al fin y al cabo, no son tan necesarios para los niños, al menos hasta que esos no tienen 13 / 14 años, atendiendo a que gracias a estos teléfonos consiguen comunicarse con sus iguales y no se sienten ‘diferentes’.

¿Qué tener en cuenta para un uso seguro del móvil?

  • Priorizar la comunicación por mensajería, o activar el modo altavoz en las llamadas de voz.
  • Mantener el dispositivo a dos centímetros y medio (una pulgada) de la cabeza.
  • Realizar solo las llamadas necesarias.
  • Contenidos descargados: Primero realizar la descarga, a continuación activar modo avión y después visualizar la película o escuchar música. Así se evitan exposiciones innecesarias a radiación.
  • Si la señal de conexión a la red de telefonía móvil es débil, el aparato emite mayores niveles de radiación, sería conveniente vigilar esas ‘rayitas’ que nos indican la intensidad de la señal.
  • No utilizar whatsapp mientras se camina por una vía pública, para eludir riesgos de caídas o atropellos.
  • Tampoco conducir vehículos (ni siquiera bicicletas) al tiempo que se leen mensajes o se atiende una llamada.

precauciones-radiacion-movil3

Y estas recomendaciones me vienen muy bien porque hay algunas que tienen que ver con la seguridad vial, así que aprovecho para recordar este post de reflexión y consejos sobre aplicaciones populares como ‘Pokemon Go”.
Para finalizar, recordar que también debemos transmitir prudencia y saber hacer a los niños para que sepan (entre otras cosas) cuidar de la propia intimidad y la privacidad ajena.

En definitiva todo se reduce a una cuestión de equilibrio y sentido común: no podemos comprar sin más un teléfono a los niños y olvidarnos. Ellos tienen más habilidades que nosotros para utilizarlo, pero somos sus guías, incluso cuando dejan de ser niños y se convierten en adolescentes.

Imágenes — apdk, , futurestreet


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *