Reposo durante la gestación, ¿cuándo es necesario?

Hay un conocido dicho que dice “no hay dos embarazos iguales”. Y tiene razón. Las mujeres que hayáis pasado por más de un embarazo lo entenderéis mejor que nadie. Y aquellas que sólo hayáis pasado uno, seguro que no encontráis a alguien que haya estado igual que vosotras durante esos 9 meses. En algunos casos, las mujeres pueden estar activas de principio a fin. Las leves nauseas del primer trimestre no las frenan. En el segundo trimestre florecen como los campos en primavera; y el último trimestre siguen siendo ágiles cual mariposa.

En cambio, hay muchos embarazos en los que la mujer gestante ha de frenar un poco o totalmente su ritmo. Ésto jamás (subrayo el jamás, porque no hay manía más mala que criticar a las mujeres embarazadas) es por cuento o flojera. Es simplemente cuestión de salud, prescribido o no por el médico. Si la mujer cree necesario pasar más tiempo tumbada que de pie, por algo será. El embarazo nos vuelve conscientes de la fragilidad de quien llevamos dentro. Y si el malestar que muchas hemos experimentado se alivia estando en reposo, bienvenido sea.

¿En qué casos es necesario guardar reposo?

Hay embarazos considerados de alto riesgo desde las primeras semanas de gestación. Y otros que, hasta el último trimestre, se han considerado normales. Hay algunos casos en concreto que necesitarían reposo absoluto.

Sangrados

En el caso de tener sangrados en el primer trimestre de embarazo, es necesasario el reposo absoluto. Esto querría decir que la mujer embarazada que esté experimentando los sangrados, no debería de hacer movimientos bruscos ni pasar de pie demasiado tiempo. El movimiento debe de estar limitado para asegurar que el embrión se mantenga bien agarrado al endometrio y reducir así el riesgo de aborto.

Contracciones prematuras

Las contracciones rítmicas antes de la semana 34 son un riesgo que requiere ser atendido por alerta de parto prematuro. En la mayoría de los casos que se acude a urgencias, la mujer requiere de la administración de un fármaco inhibidor de contracciones y tras el alta, reposo absoluto. Pasar demasiado tiempo de pie aumenta la presión que el bebé hace sobre el cuello uterino, por lo que aumentarán las contracciones en el caso de haberlas prematuramente.

Gestación múltiple

En un embarazo múltiple es más probable que se desencadene el parto prematuro que en los embarazos en los que sólo hay un bebé. La mujer que esté esperando una pareja (o trío) de bebés, deberá limitar un poco más su actividad con el fin de atrasar el parto lo máximo posible.

Cerclaje del cuello uterino

En algunos embarazos, el cuello uterino comienza a abrirse demasiado pronto y no tiene posibilidad de volver a su lugar, por lo que se cierra mediante unos puntos quirúrgicos. En estos casos, el riesgo de aborto, parto prematuro y/o sangrados aumenta considerablemente. Es por ello por lo que la mujer con un cerclaje en su embarazo debería de guardar obligatoriamente reposo absoluto.

Pérdidas de líquido amniótico o “goteo”

Si se da el caso antes de tener un embarazo a término, el ginecólogo, tras un examen, mandará reposo absoluto. El problema de que haya un goteo es que la bolsa amniótica, al haberse roto, deja de cumplir la función de proteger al bebé de bacterias e infecciones. Es por ello por lo que si existiera riesgo de infección en el bebé, se induciría el parto. Los médicos prefieren bebés inmaduros a bebés enfermos por una infección.

Preeclampsia

Es un cuadro grave en el que la mujer padece de hipertensión durante la gestación. A parte de los problemas que puede provocar en la embarazada, el riesgo para el bebé es lo que hace que esta patología requiera de un control exhaustivo por parte de los médicos. Si la preeclampsia es leve, en el que la tensión no se eleva demasiado y en la que el bebé no está recibiendo menos oxígeno del necesario, se tratará a la madre con reposo en cama y dietas bajas en sodio.

Retardo en el crecimiento fetal

Se ha demostrado que el crecimiento intrauterino retardado responde a una placenta que no nutre de forma adecuada al bebé. No hay tratamientos que hagan mejorar la calidad placentaria por lo que recetan un reposo absoluto. Se cree que ayuda a que el bebé se nutra mejor y a que la placenta cumpla su función a pesar de su insuficiencia.

Trastornos placentarios

Además de la insuficiencia placentaria, una placenta previa o desprendida puede dar lugar a riesgos de aborto o sangrados, por lo que es necesario guardar reposo en cama hasta que el embarazo se afiance. No obstante, se recomienda reposo moderado durante todo el embarazo, haya sangrados o no.

El reposo es una etapa dura en la que apenas puedes hacer vida normal, pero pasará pronto y merecerá la pena, ¡ánimo!


Categorías

Cuidados, Embarazo

Madre en prácticas, Youtuber a ratos y Técnico Superior de Laboratorio. Cumplí mi sueño de ser madre joven, cada día es una nueva aventura, ¡y no lo cambio por nada! Me gusta estar informada acerca de todos los temas actuales respecto a la crianza de nuestros pequeños y compartir lo que aprendo con todos vosotros. Creo firmemente en que los niños de hoy en día pueden cambiar el futuro de nuestra Tierra. Amante de la ciencia, de lo paranormal, de nuestro universo y enamorada de mi hija. Soy pequeña pero guerrera, así que ¡vamos al lío!

Un comentario

  1.   Yolanda dijo

    Hola buenas aver si me podéis ayudar tengo diu mirena tengo síntomas embarazo nose que hacer cracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.