Resfriado y gripe en niños: cómo prevenirlos y tratarlos

Niño enfermo de gripe

Estamos en plena temporada de gripe y resfriados. Las bajas temperaturas hacen que los virus encuentren el medio ideal para sobrevivir y propagarse. Además, solemos pasar más tiempo en lugares cerrados, sobre todo los niños en edad escolar, por lo que es mucho más probable que nos contagiemos de alguno de estos virus.

La gripe y el resfriado común son las afecciones respiratorias más frecuentes durante esta época del año. Suelen presentar síntomas comunes, por lo que a veces es difícil saber si se trata de una u otra.

¿Cómo saber si mi hijo padece gripe o resfriado?

La gripe suele iniciarse de manera brusca, con fiebre alta (más de 38º), malestar general, temblores y escalofríos, dolor de cabeza, garganta y tos persistente. Además suelen darse síntomas gastrointestinales como diarrea o vómitos.

El resfriado suele estar más localizado en las vías respiratorias altas. Los síntomas más frecuentes son mocos y congestión nasal, tos menos frecuente, malestar y fiebre menos elevada que en la gripe.

La gripe suele darse de forma epidémica, una vez por temporada, mientras que el resfriado puede darse varias veces a lo largo del año.

¿Cómo se contagian?

evitar resfriado infantil

Tanto la gripe como el resfriado, son enfermedades altamente contagiosas. Ambas se transmiten por inhalación de gotitas suspendidas en el aire, procedentes de las secreciones respiratorias. Por eso es tan importante que al toser o estornudar, nos cubramos la boca. El contacto directo con objetos infectados es otro foco de infección importante. Lápices, juguetes, cubiertos o cualquier cosa que haya tocado una persona afectada. Las manos son también una vía frecuente de transmisión de la enfermedad.

¿Cómo puedo prevenir el contagio?

Para prevenir ambas afecciones, es importante prestar atención a las medidas higiénicas, sobre todo el lavado frecuente de manos y evitar estar en contacto directo con las personas enfermas.. aunque esto último suele ser más difícil.

En el caso de la gripe, cada año se fabrica una nueva vacuna con nuevas cepas y se inicia la campaña en torno a septiembre/Octubre. Esta suele estar recomendada en personas de más de 65 años, mujeres embarazadas y adultos o niños mayores de 6 meses que presenten alguna enfermedad crónica o condiciones de riesgo como asma, cardiopatías,hiperreactividad bronquial, inmunodeficiencia, diabéticos, enfermos renales… . También se recomienda que se vacunen las personas que conviven con el paciente para protegerle.

¿Qué cuidados debo darle a mi hijo si tiene gripe o resfriado?

Consejos para evitar el contagio de gripe, o cuidar a los niños enfermos

No hay ningún medicamento eficaz para eliminar el virus. Tampoco sirven los antibióticos a no ser que haya alguna sobreinfección bacteriana. El tratamiento es sintomático y se basa en una serie de medidas terapéuticas para aliviar el malestar.

  • Reposo. Cuando estamos enfermos el cuerpo consume mucha energía por lo que descansar es fundamental para su recuperación.
  • Mantén a tu hijo bien hidratado ofreciéndole agua, infusiones o caldos calientes con frecuencia.
  • No le fuerces a comer. Cuando uno está enfermo es normal que pierda el apetito. Deja que tu hijo coma cuando le apetezca y lo que le guste. 
  • Si la fiebre le genera dolor o malestar puedes darle algún antitérmico como el paracetamol. Nunca aspirina.
  • Si la congestión nasal es muy molesta puedes limpiarle la nariz con algún suero fisiológico o agua de mar de venta en farmacias.

¿Cuándo debes acudir al pediatra?

Los resfriados y gripes normalmente remiten sin problema en una semana, pero es importante que estés atenta a los signos de alarma ya que en ocasiones pueden aparecer complicaciones.

  • Si la fiebre es muy alta (más de 38º) y tras 3 -4 días no desciende.
  • Se le ves muy decaído, adormilado y poco activo.
  • Si la tos es persistente o aumenta.
  • Si presenta la respiración más agitada, pitos o dificultad respiratoria.
  • Si vomita con mucha frecuencia, rechaza el consumo de líquidos o presenta síntomas de deshidratación.
  • Si aparecen manchas en la piel. En muchas enfermedades víricas infantiles suelen aparecer unas lesiones en la piel llamadas exantema, pero la gripe no es una de ellas. Por lo tanto, consulta con su pediatra.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.