Resfriados en los bebés

Los bebés, tienden a resfriarse a menudo y esto se puede volver en una situación seria si no se trata adecuadamente.

Si para los adultos, es una molestia, podemos imaginarnos lo que puede ser para un bebé tan delicado  y sensible que no sabe pedir auxilio ni defenderse por si solo, ya que no puede quitarse los mocos de la nariz ni medicarse por si solo.

Sus defensas todavía se están formando y fortaleciendo, por ello, ha de sufrir una dura batalla para librarse de ello.

Las mamás han de tener especial cuidado para que no se resfríe, pero si es demasiado tarde, hemos de seguir al pie de la letra las indicaciones del doctor, pero además has de tener en cuenta los siguientes consejos:

no se ha de abrigar demasiado, pues aunque parezca contradictorio, el excesivo calor no es necesario, ya que suda y se enfría. Con la ropa habitual será suficiente y en lugar que no haya corrientes de aire

nunca hay que dejarle de amamantarlo, aunque la mamá esté resfriada no hay que temer el contagio, pues esto no va a suceder, no es nada probable que a través de la leche se contagie el resfriado. Si eres precavida, ponte una mascarilla para cubrirte la boca y nariz o si todavía quieres serlo más extrae la leche y dásela con biberón, pero nunca dejes a un lado el amamantarle, ya que la leche materna refuerza sus defensas

para la extracción del moco, los aspiradores nasales cumplen una buena función, los encuentras en la farmacia. Hay mamás que prefieren aspirar por medio de una pajita. Otra opción son las soluciones de agua y sal, con unas gotitas en la nariz, se succiona más fácilmente.

Más información- ¿Es gripe o es un resfriado?

Fuente- El bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *