Por una celebración de Reyes Magos sin amenazas ni coacciones

Los Reyes Magos traen regalos a todos los niños. Bueno, esta idea de igualdad tampoco es exacta porque por desgracia hay cientos de familias en situación de precariedad, y sus niños solo ven juguetes gracias a iniciativas de recogidas solidarias. Fijaros: los sabios de Oriente que llegaron de lejos para adorar a Cristo, un bebé que nació y después creció y vivió con humildad; necesitan de las madres y los padres para llegar a cada hogar, y necesitan también de las manos y la voluntad de personas anónimas, para personarse en hospitales infantiles, centros de menores, y otros lugares en los que niñas y niños como los vuestros también sueñan y desean…

Pero no va este post de desigualdades sociales, aunque al menos podríamos mirar a nuestro alrededor para ser conscientes de los contrastes, … Va de mentiras y amenazas. Esas que cada año al estrenar el calendario el mes de diciembre, se suceden en muchas casas, e incluso en las aulas de los colegios. Que si Santa Claus lo sabe todo y si te portas mal no te traerá nada, que si los Reyes te dejarán carbón como no hagas caso.

¿Pero qué nos pasa? ¿qué manera es de destruir inocencias e ilusiones es esa? Pero es que además las amenazas no sirven de nada (J. Freedman), y por si fuera poco pueden provocar efectos negativos en la autoestima de los niños. “¿Por qué a otros peques les van a regalar cosas y a mí no?, ¿tan malo es lo que he hecho?”

Los niños no hacen más que comportarse como tal y están movidos por la curiosidad y el deseo de aprender continuamente; además suelen ser inquietos, como corresponde a su edad. No hay niños peores que otros, hay niños diferentes. Si los Reyes Magos te estuvieran mirando, se enfadarían contigo por coaccionar a tus hijos, ellos no lo hubieran hecho. Por una noche de Reyes feliz y llena de esperanza para todos.

Imagen en Wikimedia Commons


Categorías

Consejos, Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *