¿Sabes que bastan dos centímetros de agua para que un bebé se ahogue?

¿Sabéis que un bebé sin supervisión podría ahogarse en tan sólo dos centímetros de agua? Es el recordatorio que lanzó ayer la Asociación Española de Pediatría, cuyos responsables añadían que un ahogamiento puede suceder en menos de 2 minutos. Es por eso que la supervisión con niños tan pequeños debería ser constante, y el adulto a cargo de los niños es insustituible: no se debe confiar nunca en que la presencia de socorristas nos evitarán estos accidentes.

Aquí explicábamos algunas de las situaciones evitables que provocan nuestra distracción, pero debemos recordar siempre que los ahogamientos en menores de cinco años, se están produciendo sobre todo en piscinas particulares o de comunidades privadas.

Así que siempre se vallará el perímetro completo de la piscina, entre otras medidas a adoptar como recoger los juguetes acuáticos cuando acaba el baño y todos se marchan, y si vigilará también el baño de los niños que ya no son bebés, aunque hayan aprendido a nadar. Por otra parte, en la adolescencia, las chicas y chicos pueden lesionarse al nadar o zambullirse en lagos, ríos, canales, o lanzándose desde las rocas al mar; el consumo de alcohol aumenta el riesgo de ahogamientos. Y no se debe desestimar el atrapamiento por succión, con consecuencia de ahogamiento por inmovilización, o de lesiones por succión del tórax o abdomen.
Bebé flotando sobre barca hinchable
Se recomienda que los peques tomen clases de natación en cuanto sea posible, y desde muy pequeños. En entornos acuáticos recreativos (piscina, playa), además de la supervisión, será útil la utilización de chalecos de flotación (mejor que manguitos o flotadores). Pediatras y profesionales del salvamento acuáticos, coinciden en que las madres y padres, deben estar preparados para realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar; siguiendo la conducta P.A.S. en caso de posible ahogamiento. P.A.S.: proteger a la víctima llevándole a lugar seguro, alertar Servicios de Emergencia, socorrer a los heridos.

No dejes nunca solos a los niños en el agua o cerca de ella (ni que sea una bañera), ni a cargo de otros menores.


Categorías

Seguridad

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *