¿Sabes cómo son y para que sirven las contracciones en el embarazo?

Contracciones

Como os anuncié ayer, hoy vamos hablar sobre las contracciones en el embarazo: son movimientos del útero, que como músculo se contrae y después se relaja; ocurren durante todo el embarazo, aunque no todas son iguales. Y si bien hacia el final del embarazo pueden surgir dudas respecto a ellas, se dice (y es verdad) que una mujer sabe cuándo se pone de parto, claro que para ello deberá estar conectada a su cuerpo, conocerlo, así poder vivir un embarazo más o menos consciente.

La gestación tiene una duración media de 40 semanas, contadas desde el primer día de la última menstruación, pero a partir de la semana 37 entra en la última fase: cinco semanas (hasta la 42) en las que se denomina de diferentes formas entre ‘término temprano’ y ‘postérmino’. El bebé que nace antes es prematuro. Como he comentado, las contracciones empiezan meses antes, aunque en las primeras semanas se caracterizan por su levedad.

A medida que pasan las semanas, son más intensas, muy perceptibles (endurecimiento del abdomen) y se producen con más regularidad. Pensarás que resultan molestas, y – según el momento – serán dolorosas, ¿pero sabes que son muy funcionales?

Por ejemplo, al final del embarazo tienen como misión modificar el cuello del útero, para hacer posible su dilatación, pero además:

  • Intervienen en la circulación sanguínea por la placenta.
  • Al bebé le resulta más fácil acomodarse, y descender por el canal de parto.
  • Vuelven más fina la zona inferior del útero, para ayudar a que salga el bebé durante el trabajo de parto.

Pero todo esto es muy general, así que te explico un poco más sobre las contracciones

Las contracciones durante el embarazo

Antes del parto

  • Hasta las 28 meses: se presentan las contracciones A. Poco intensas y poco frecuentes, la embarazada no se da cuenta de que se producen.
  • Generalizadas: tienen como causa algún esfuerzo o cambio de posición de la madre, aunque también son atribuibles a movimientos del bebé. Suelen extenderse a todo el útero después de empezar en un sitio concreto.
  • Focales: también ocurren por movimientos del bebé, pero están mucho más localizadas en diferentes áreas del órgano.
  • Braxton Hicks: seguro que has oído hablar de ellas: son esporádicas, y aunque son de aparición temprana, hasta que no pase la mitad de tu embarazo (20 semanas) probablemente no las notes. Su nombre es atribuible al médico que las describió en el siglo XIX (Johan Braxton Hicks). Serán más seguidas cuanto más avanzada esté la gestación, aunque suelen ser irregulares e indoloras (al menos hasta las últimas semanas).

Contracciones

Durante el parto

Por un lado podemos hablar de las ‘preparto’, que aparecerán unos días antes. El cuello del útero debe ablandarse, por eso son intensas y más regulares.

De parto: ya las conoces si has parido, si no te lo contamos (aunque puede que tu realidad no será como relato aquí). Son dolorosas, y muy intensas, regulares (en 10 minutos pueden producirse de 3 a 5) y también rítmicas. Durarán mucho más que en fases previas del embarazo.

¿Cómo son realmente las contracciones de parto?

De antemano, ten claro que una cosa es la teoría, y otra tu experiencia. También que una cosa es la medición de las contracciones: la intensidad, la frecuencia, el intervalo, la actividad del útero (hay parámetros que puedes controlar tú); y otra la efectividad de las mismas.

Aunque es la madre la que mejor conoce su cuerpo, el ginecólogo te puede examinar. En una situación normal no hay por qué alarmarse, incluso si las contracciones son muy molestas, no cesan y se producen cada cinco minutos. Recuerdo que durante las clases de preparación al parto de mi primer embarazo nos decían que cuando llevas 30 minutos con contracciones cada 5 minutos, debes acudir al hospital, pero hay otros síntomas para saber que se está de parto, y los explicaremos en otro post. Con excepciones, que lleves 30 minutos con contracciones largas y regulares, no quiere decir que vayas a tener al bebé en casa si no te vas corriendo a que te atiendan. De hecho en teoría podrían pasar varias horas antes de que te hiciera falta atención, pero debes seguir los consejos de quien te atiende, y tomar tus propias decisiones.

Cuando te cuento que la experiencia de cada cual es determinante me refiero a que las situaciones son diferentes: para unas madres las contracciones han sido cólicos, otras han sufrido dolor moderado, las hay quien relatan muchas molestias en espalda y caderas…

Como has comprobado la presencia de contracciones es completamente normal en el embarazo, aunque (eso sí) en ocasiones se producen contracciones de pre parto muy temprano, de ello hablaremos otro día.


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *