¿Sabes que la línea alba ya estaba ahí antes de quedarte embarazada?

Dicen que las cicatrices de los niños son pequeñas «marcas de guerra», huellas de que han vivido y se han divertido a lo grande. ¿Quién no ha mostrado una vieja cicatriz de aquél árbol que trepó cuando tenía cinco o seis años? ¿O esas transparentes costuras que dan cuenta de que en algún momento alguien debió ser atendido de urgencia en la guardia médica luego de un accidente doméstico mientras jugaba? Los golpes y cicatrices son parte del escenario de la vida infantil y algo similar sucede con el embarazo. Quien asegura que el embarazo no deja huellas está equivocado.

De una u otra forma, cada mujer da cuenta del registro que ha quedado en el cuerpo luego de haber alojado un bebé en el vientre. Las huellas pueden ser invisibles para quienes miran de afuera. Pero no para nosotras, que sabemos cómo lucía nuestro cuerpo antes de esos nueve meses y cómo es ahora. Hay casos en los que las huellas son internas y aparecen en forma de problemas de circulación o dolores de cintura. En otros casos son externas y visibles. Puede ser desde una mayor celulitis a un vientre flácido y abultado. O bien los pechos caídos luego de la lactancia a lo que le suma la piel más delgada en la zona. El embarazo revoluciona el organismo, con su carga hormonal y con todo lo que implica llevar a un bebé en el vientre durante tantos meses.

Y testigo de ese pasaje son las huellas en el cuerpo. Muchas mujeres sufren de várices o arañitas debido a que la circulación se vuelve más lenta, algo que difícilmente tiene vuelta atrás una vez que aparecen. En otros casos, los problemas se presentan en forma de estrías o de flacidez, sobre todo en la zona del abdomen y a pesar de las muchas cremas que se han utilizado en el embarazo para evitarlas. Y también está la línea alba… que ya estaba ahí antes de quedarte embarazada pero ahora es una de las grandes testigos de que ese cuerpo ha alojado una vida.

Qué es la línea alba

La línea alba también es conocida como línea nigra y es, como dice la palabra, una línea que puede aparecer a la vista durante el embarazo. Esto no sucede en el caso de todas las mujeres pero sí es un síntoma muy frecuente el embarazo. Se trata de una línea oscura que recorre la barriga de la mujer, desde el ombligo hasta el pubis. A medida que el embarazo avanza, muchas mujeres descubrirán esta línea que emerge como de la nada y permanece allí a la vista hasta pasado algún tiempo luego de haber dado a luz.

¿A qué se debe su aparición? Lo más curioso de este asunto es que la línea alba es que no es una marca del embarazo sino que es una línea que todas las mujeres tienen pero que comienza a delinearse en el embarazo. A medida que el vientre crece y la piel se estira, es posible advertir esta línea que presenta un color más oscuro que el resto de la piel. Una de las grandes curiosidades es que el común de las personas cree que la línea alba es de color marrón. Sin embargo, esto no es así.

Se trata de una línea blanca con una condición fibrosa que va desde el pubis hasta el ombligo y que en algunos embarazos emerge a la luz volviéndose de un color marrón. Pero esta línea ya estaba en el cuerpo con anterioridad al mismo. Otra de las curiosidades de la línea alba es que no a todas las mujeres les aparece en el embarazo. Si bien hay un amplio porcentaje de mujeres a las que esta línea les cambia de color y se vuelve visible, no siempre ocurre. Como en todos los síntomas vinculados al embarazo y los cambios hormonales, hay veces que pueden aparecer mientras que en otros casos no.

¿Una curiosidad del caso? Según se sabe, entre los mitos del embarazo hay uno relacionado con la línea alba. Hay personas que creen que la línea alba en el embarazo permite predecir el sexo del bebé. ¿Cómo es esto? Bien, lejos de la revolución hormonal, la forma y extensión de la línea indicaría si se está esperando un niño o una niña. Así, si la línea alba sube más arriba de tu ombligo el bebé se trata de un niño, y si por el contrario no llega hasta el ombligo de la madre, será una niña. Poco se sabe cuanto hay de cierto en estos mitos pero, así y todo, hay gente que elige creer y analiza el formato de la línea alba para así anticiparse a los misterios de la vida. ¿Y tú que piensas al respecto? ¿Crees en estos mitos populares?

Hormonas y pigmentación

Cuando a una mujer le aparece la línea alba no hay que hacerse problema alguno pues es común que la misma permanezca visible hasta después del parto. Poco a poco, y a medida que las hormonas vuelvan a sus niveles normales y previos al embarazo, la misma irá perdiendo color hasta desaparecer. Esto debido a que son estos cambios hormonales los que provocan este cambio de pigmentación que hace que una línea hasta entonces invisible comience a verse. La pigmentación puede verse afectada en diferentes partes del cuerpo como consecuencia de los cambios hormonales y la línea alba es una de ellas pero también es común que aparezcan manchas en el rostro y por eso es recomendable no exponerse al sol para que estas no permanezcan luego de dar a luz.

Hay dos hormonas que cobran protagonismo en los cambios en la dermis: la progesterona y los estrógenos, es decir las dos hormonas que más combate dan en el embarazo. Estas hormonas estimulan la producción de melanina, que hace que la piel se vuelva más pigmentada. Y esto ocurre en especial en el primer trimestre de embarazo, cuando la progesterona presenta altos niveles, provocando un aumento en la temperatura corporal. Si bien el cuerpo es un reloj suizo durante estos nueve meses y todo tiene una razón de ser, lo cierto es que este aumento hormonal deja algunas huellas que luego toma algún tiempo superar. Por fortuna, en el caso de la línea alba con el paso del tiempo no quedarán huellas.

En los casos más comunes, sólo se registrará un cambio en el color de esta línea pero hay ocasiones en las que además puede aparecer algo de vello debido a la alta presencia de andrógenos, otra hormonas asociadas al embarazo que están muy presentes en los hombres. No hay por qué preocuparse pues, al igual que la línea, el vello también desaparecerá luego de dar a luz y cuando las hormonas vuelven a sus niveles normales y el cuerpo se estabiliza.

El momento en qué aparece

Veamos ahora algunos detalles adicionales: si bien la línea alba o línea nigra comienza en el pubis, su extensión no es exacta. Hay casos en los que acaba en el ombligo mientras que en otros puede continuar incluso un poco más arriba y llegar hasta la zona del diafragma. El mejor consejo si aparece es transitar el embarazo como si no estuviera pues no hay nada de que avergonzarse, sin importar la extensión de la misma. Apenas un campo de coloración que se ha modificado durante un corto lapso de tiempo.

Recuerda además que no hay momento exacto para su aparición, este es otro punto en el que puede haber diferencias. En algunas mujeres puede visualizarse ya hacia finales del tercer mes y en otras recién hacia el cuarto mes y cuando el vientre se vuelve más grande y la piel comienza a estirarse cada vez más. Por lo general, se estima que la línea alba aparece en el segundo trimestre, más precisamente entre el cuarto y el sexto mes. Lo natural durante el embarazo son estas pequeñas variaciones pero si las vivimos como parte de la vida porque, precisamente, estamos gestando vida y nada puede ser planeado milimétricamente cuando hablamos de gestación…

Por último, si estás dentro del porcentaje de mujeres a las que le aparece esta línea en el embarazo, recuerda que los cambios en la dermis pueden ser muy variados y presentarse de muchas formas. Si bien hay mujeres que reniegan de esta línea, hay otras que sufren otro tipo de cambios en la pigmentación como la aparición de pecas, cloasma, cambio en el color de las areolas, manchas en el rostro, etc. En el caso de la línea nigra, la misma puede ser más pronunciada en mujeres de piel oscura debido a una mayor presencia de melanina. Más allá del factor estético, lo más importante es que no deja huellas a largo plazo.

Como eliminar la línea alba

Y si estáis preocupadas por la huella que podría quedar y no confías en las estadísticas que indican que no queda rastro de la línea alba debes saber que puedes incorporar algunos hábitos para evitar que la pigmentación sea exagerada. Lo primero es cuidarse del sol y utilizar algún protector solar con pantalla completa para evitar la exposición al sol y así evitar una pigmentación exagerada en la línea alba. Por otra parte, se recomienda proteger la piel de la radiación solar durante el embarazo. Como sabes, es importante cuidar la piel siempre de las radiaciones solares para así no estropear dla dermis, ten siempre a mano una crema con factor de protección, especialmente en los días de radiación muy intensa y en las estaciones más cálidas ya que entonces usamos menos ropa que nos cubre.

Por otra parte, una alimentación saludable también es importante; con abundante presencia de alimentos de origen vegetal, y especialmente que sean ricos en ácido fólico. Esta vitamina también ayuda a controlar la pigmentación por lo que es ideal para tener en cuenta. ¿Qué alimentos contienen ácido fólico? Está presente por ejemplo en los cítricos, las verduras de hoja verde, las zanahorias, el brócoli, y otras muchas hortalizas. Como ya sabes, también es muy importante una buena hidratación y el agua siempre ayuda. Procura una abundante ingesta de agua de no menos de 2 a 3 litros diarios para ayudar a la piel a ser elástica y que no queden marcas en la piel.

Consejos para cuidarse

Pero lo más importante es saber que, aunque para algunas mujeres es una línea antiestética, no tiene riesgos para la mamá o para el bebé. Esto significa que no hay que preocuparse por la salud de ambos sino tan sólo tener un poco de paciencia y aguardar a que las hormonas bajen y vuelvan a sus niveles anteriores al embarazo.

Por último, recuerda estos consejos y tenlos siempre presentes:

  • La línea alba es una marca que cuya aparición no se puede evitar en esta etapa así es que evita utilizar cremas blanqueadoras ni ningún producto que pretenda eliminarla.
  • Tras el parto y cuando los niveles hormonales se regularicen la línea y el exceso de vello desaparecerán sin dejar rastro.
  • Utilizar protectores solares en caso de tomar el sol para minimizarla y que no se oscurezca más.
  • Usar protector solar siempre, en especial en las horas de máxima intensidad solar y si está expuesta la zona de manera directa.

Recuerda como siempre hablamos, que si notas algo extraño o que te llame la atención debes realizar una consulta con tu médico de confianza. Si bien es poco probable, él es quien te podrá revisar para asegurarte que todo marcha sobre ruedas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.