¿Sabes qué problemas de salud contraindican de verdad la lactancia materna?

Como hemos comentado en alguna ocasión, hay poquísimas razones que contraindican la lactancia materna, así que la mayoría de mamás pueden amamantar a sus bebés, ofreciéndoles así el mejor y más completo alimento; y de paso contribuyen en reducir el impacto (sobre el medio ambiente) derivado de los procesos de fabricación, envases, etc. Otra cosa es la decisión individual, aunque en ocasiones la decisión no es tal puesto que las madres estamos influenciadas por prejuicios y mitos.

La cuestión es que efectivamente no siempre se puede, y hoy nos vamos a centrar en los aspectos médicos que desfavorecen la lactancia o plantean algún tipo de valoración individualizada que ponga en relieve los beneficios y los riesgos, justificando los primeros en función de los segundos. Una de las directrices generales de la OMS es que siempre que deba interrumpirse la lactancia de forma temporal, será conveniente que la madre se vacíe frecuentemente los pechos, manteniendo así la producción. A continuación vamos a descubrir cuáles son esas causas médicas que van a entorpecer la lactancia.

Será muy importante que los profesionales de la salud que acompañan el embarazo, el parto y la atención al recién nacido, estén bien formados y sepan detectar las razones justificadas para no dar el pecho, animando en todos los otros casos a las madres a amamantar. Muchas veces se ha dicho y repetido, y a pesar de eso las tasas de lactancia materna son mejorables: el bebé debe cogerse al pecho durante la primera hora tras el parto, idealmente la duración de la lactancia materna será de seis meses de forma exclusiva y un mínimo de 2 años acompañando a la alimentación complementaria.

La lactancia materna es muy positiva para la salud del bebé y de la madre, favorece el vínculo y tiene otros beneficios prácticos como que está disponible siempre a la temperatura adecuada y sin necesidad de buscar el recipiente con el que administrarla (porque llevamos las tetas puestas). Me gustaría hablar brevemente de esas ventajas en la salud de los bebés, para después detallar esas situaciones que justifican la contraindicación. Es un factor de prevención en el desarrollo de infecciones de varios sistemas, es protectora frente a algunas enfermedades como la diabetes o la obesidad; y las recién mamás también notan efectos positivos como que el útero vuelve a su tamaño previo al embarazo más rápidamente, se asocia con anticoncepción, o la reducción de hemorragias postparto.

Problemas que contraindican la lactancia.

A continuación hablaremos de problemas relacionados con el bebé y con la madre:

Trastornos del bebé.

  • Galactosemia clásica:
  • Los bebés afectados se alimentaran con fórmulas sin lactosa o de soja desde el primer momento; existen formas leves que permiten recibir lactancia materna parcialmente.

  • Enfermedad de la enfermedad de la orina con olor a jarabe de arce.
  • Se trata de un problema hereditario que impide descomponer algunas partes de las proteínas. La fórmula para esos lactantes debe estar libre de leucina, isoleucina y vaina.

  • Feniceltonuria.
  • Es hereditaria y se basa en la ausencia de una enzima (fenilalanina hidroxilasa) que el organismo usa para descomponer un aminoácido encontrado en las proteínas. Los lactantes con feniceltonuria, necesitan fórmula libre de fenilalanina, y con una monitorización rigurosa podrían recibir un poco de leche de la madre.

  • Deficiencia primaria congénita de lactasa.
  • Es muy rara, pero en cualquier caso, quienes la sufren no son capaces de descomponer el azúcar de los productos lácteos (incluyendo la lecha materna).

A veces, lo que está indicado médicamente es la suplementación.

En caso de lactantes con muy bajo peso al nacer (menos de 1500 grs.), nacidos antes de la semana 32 de gestación, con riesgo de hipoglucemia por adaptación metabólica, los que han sufrido hipoxia significativa intraparto, de madres diabéticas, u otros.

Enfermedades de la madre

Infección por VIH: está probada la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana a través de la leche de la madre. Pero si la sustitución no es aceptable, factible, asequible, sostenible y segura (AFASS), algo que suele ocurrir en países que están en vías de desarrollo, es mejor la lactancia materna.

Cuando ocurre, es mejor evitar de forma temporal la lactancia

Es el caso de algunos medicamentos como psicotropos sedantes, opioides y derivados y antiepilépticos; yodo radioactivo 131, quimioterapia citotóxica, yodo o yodóforos tópicos (povidona yodada). Y dos enfermedades que son la septicemia (o si se da el caso, otra enfermedad grave que pueda dificultar el cuidado del bebé), y Herpes simple tipo 1 (mientras la lesión activa no esté tratada y curada, la boca del bebé no puede tocar el pecho).

La lactancia no está contraindicada en caso de:

Hay una serie de enfermedades o condiciones que en realidad no van a interferir en la lactancia, y por eso desde el punto de vista médico no están contraindicadas. Son las siguientes:

  • Infecciones comunes.
  • Suelen ser enfermedades comunes como una diarrea o una gripe; no hay ningún motivo para dejar de amamantar, además es que los anticuerpos que el organismo de la madre fabrica también se transmiten al bebé.

  • Hepatitis de tipo A y B.
  • La primera porque su transmisión es fecal / oral, y la segunda porque el riesgo de transmisión es muy bajo; además existe la posibilidad de administrar inmoglobulina anti Hepatitis B y la vacuna, antes de cumplirse las 24 horas de vida.

  • Salmonelosis, malaria, rubeola y parotiditis.
  • Solo en los últimos dos casos se ha aislado el virus en la leche materna, sin embargo la transmisión por esa vía es rara y los anticuerpos generados mejoran la evolución.

  • Diabetes mellitus.
  • Contaminantes ambientales.
  • Los beneficios superan a los riesgos y además la presencia en leches artificiales suele ser más elevada.

  • Implantes de siliconas.
  • Se puede establecer y mantener la lactancia sin problemas.

  • Pezón plano o invertido.
  • Aquí ya hablábamos sobre ello: con un buen asesoramiento y mucha paciencia se puede dar de mamar también en estos casos.

Enfermedades que no deberían contraindicar aunque pueden ser problemas de salud importantes.

Abcesos mamarios, mastitis, hepatitis C, tuberculosis y abuso de sustancias estimulantes (como el éxtasis) o depresoras (como las benzodiacepinas o el cannabis); en general tendrían un impacto negativo en el bebé, por eso las madres deben recibir todo el apoyo para abandonar el consumo y desintoxicarse.

Recuerda que cuando necesites asesoramiento, debes buscar siempre aquellas personas que te presten apoyo y que te ofrezcan información contrastada y fiable; si tienes dudas, tendrás que encontrar más de una opinión. Y recuerda que nadie tiene la verdad absoluta, y que a veces es aconsejable acudir a grupos de lactancia, dónde además de encontrar a mamás asesoras de lactancia, te sentirás rodeadas de otras mujeres que también tienen preocupaciones y necesidad de compartir sus vivencias.

Vía — OMS


Categorías

El bebé

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *