Salir de casa

A la lucha con la que nos enfrentamos las madres cada día, es a la de llevarse a los niños de compras, por mucho que tu le leas la cartilla antes de salir de casa, le expliques que debe portarse bien, que demuestre la educación que le das, incluso a veces usamos la artimaña del chantaje y le decimos que si se porta bien al final  de los recados le compraremos una “cosita”, pero ni así funciona.

Yo creo que de verdad, desde el fondo de su autocontrol, lo intentan, pero debe ser que no les sale, y en cuanto estamos en un sitio publico y cerrado lo único que les provoca es ponerse a corretear, jugar a cosas nada discretas como el escondite, a pillar y aunque ellos se lo pasan bomba, no reparan en los humos que les salen a sus madres, de la rabia que les da su comportamiento poco apropiado en lugares públicos.

Para ellos, no es mas que un día mas de juego en un lugar donde no es como el parque pero intentan pasar el rato, no es nada divertido ver todo adultos paseando, comprando y probándose modelitos o lo que es peor, que sean ellos los que hagan de modelo.

Pero para las madres, las principales sufridoras de esos días en los que hay que salir a comprar arrastrando a los monstruitos, es difícil verlo desde el punto de vista infantil, cuando nosotras también solo pedimos un respiro sin tener que estarles berreando hasta en público.

Fuente: guioteca


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *