¿Se puede congelar la leche materna?

¿Se puede congelar la leche materna?

Una madre siempre busca la mejor forma de poder alimentar a su bebé. En la lactancia materna existen múltiples trucos para poder almacenar el excedente de leche o poder conservarla a lo largo del tiempo para madres trabajadoras. Una de las dudas o cuestiones es si se puede congelar la leche materna. En realidad, sí que se puede, pero hay que tomar una serie de medidas para su óptima conservación.

La lactancia materna es una de las mejores opciones para alimentar a un bebé. Si eres madre trabajadora y crees que se topan algunas dificultades, siempre puedes buscar alternativas que te resolverán cualquier imprevisto. Tenemos algunos artículos que te pueden interesar, desde qué beneficios aporta a la madre la lactancia materna, cómo conservar la leche extraída y qué tipos de sacaleches existen en el mercado para extraerla de forma mecánica.

Beneficios de la lactancia materna para el bebé y la madre

La leche materna siempre se ha considerado como el mejor alimento del bebé durante sus primeros 6 meses de vida. Tiene todos los nutrientes que necesita y contiene anticuerpos que ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Las madres también tienen sus beneficios, gracias a la producción de la oxitocina ayudará a una mejor recuperación de su cuerpo después del parto. Otra hormona que está presente durante la lactancia es la prolactina, ya que crea una sensación de tranquilidad y positivismo. Además, la lactancia materna es mucho más cómoda, la leche siempre está lista en cualquier momento y protege a la larga de ciertas enfermedades que podrían estar presentes en un futuro.

¿Cómo se puede conservar la leche materna?

Hay madres que no necesitan almacenar la leche, ya que su tiempo y disponibilidad ofrece que el niño esté atendido en todo momento. Pero, otras madres, no disponen de ese tiempo extra, por lo que deciden conservar la leche después de su extracción.

¿Se puede congelar la leche materna?

Por las mañanas hay una mayor subida de la leche y se puede aprovechar para ofrecer al niño y extraer algunos mililitros extras. Otra forma de poder tener siempre esa pequeña cantidad demás es hacer entre 6 a 8 tomas al día para poder crear más demanda y entre los dos pechos.

La extracción puede ser de forma manual o eléctrica, recogiendo la leche en un recipiente. Después se almacenará en recipientes limpios y esterilizados, ya sean de cristal, de material de uso alimentario o en bolsas específicas.

¿Cuánto tiempo dura la conservación de la leche materna en la nevera?

La leche materna se puede conservar a temperatura ambiente hasta un máximo de seis horas. Si la temperatura es alta, puede conservarse entre las cuatro horas. El calostro también puede permanecer a temperatura ambiente entre las 12 y 24 horas.

Sin embargo, la leche también podemos guardarla en la nevera, el tiempo es mucho mayor, desde 3 a 5 días. Pero si disponemos de una nevera entre los 1 a 4°, puede permanecer hasta 7 días. Lo ideal es almacenarla en la parte trasera del refrigerador.

¿Se puede congelar la leche materna?

Sí que se puede. De hecho, es una forma de almacenamiento más largo, pudiendo incluso permanecer hasta meses conservando todos sus nutrientes. Si no conoces cuándo le vas a ofrecer la leche que no querías desperdiciar, la mejor opción es la congelación.


¿Cuánto tiempo se puede congelar la leche?

Se deben de utilizar recipientes de plástico que sean aptos de uso alimentario o recipientes de vidrio para almacenar la leche materna. También existen bolsas para su almacenamiento. El tiempo de congelación variará dependiendo de la temperatura, para los congeladores que alcanzan los -18° será entre los 3 y 4 meses. En congeladores que alcanzan los -20° podrá permanecer hasta los 6 meses.

¿Se puede congelar la leche materna?

¿Cómo se puede descongelar y calentar la leche materna?

Hay que mantener la cadena de frío de la leche congelada para que no pierda sus nutrientes. La mejor forma es sacarla por la noche para que descongele hasta la mañana siguiente en la nevera. Después, hay que consumirla en las 24 horas siguientes.

Para una descongelación mucho más rápida, se puede sumergir el recipiente en agua caliente o colocar bajo el chorro del grifo con agua caliente. De vez en cuando agitaremos el envase para que se vaya proporcionando la leche. Después, para ofrecerle la leche al bebé, es necesario que esté templada, a temperatura ambiente.

No es recomendable descongelarla en un microondas, ya que la idea no es sobrecalentar la leche de manera drástica. Es mejor que siempre su temperatura esté uniforme y la mejor opción siempre será calentarlo al baño maría.

Un dato más que debemos conocer: la leche materna descongelada puede sufrir alguna pequeña alteración, tanto en el color como en el sabor. No te preocupes, la leche es totalmente segura. Lo que llega a ocurrir es que puede alterar su sabor debido a los cambios estructurales en los lípidos cuando se ha descongelado, pero si tu bebé lo acepta, no hay problema.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.