¿Se puede medir la alegría?

alegría medir
En el día de hoy, día de la alegría se propone una reflexión sobre la importancia de este sentimiento y su poder transformador. La alegría, la nuestra, la de nuestros hijos, familia, amigos se relaciona con el bienestar. Hay una serie de gestos, las sonrisas, la risa, la mirada, que nos desvelan que una persona, un niño está y es alegre.

La medicina y numerables estudios científicos relacionan la alegría con una forma de proteger a determinados órganos expuestos. Por tanto ante cualquier ausencia de alegría nuestro cuerpo se ve afectado, al igual que la mente.

La alegría como proceso bioquímico sí se puede medir

ensenar a los hijos con el ejemplo

Escrupulosamente hablando desde un punto de vista neuronal, la alegría consiste en una serie de procesos bioquímicos que van tomando forma a medida que se producen cambios en el exterior. Desde este punto de vista sí podemos observar los cambios que se van produciendo en nuestro cerebro, a qué partes va afectando, y por tanto hacer de ella una variable medible.

La serotonina, oxitocina y dopamina son tres de los grandes motores que se ponen en marcha con la alegría. Conseguir estimularlos de forma natural, sin medicación, ni sustancias estimulantes, nos proporcionará el camino de la felicidad.

Para medir la alegría, bastaría medir el tamaño de la sonrisa de nuestros hijos, o la intensidad de las carcajadas. Pero como hemos dicho arriba el cerebro activa ciertos neurotransmisores y sistemas de hormonas, que afectan directamente a nuestro cuerpo, a nuestras sensaciones físicas, a nuestros pensamientos ya cómo o qué sentimos. Digamos que podemos respirar o expirar alegría por cada poro de la piel. Y además, una de las virtudes de la alegría es que es contagiosa, al igual que otras emociones básica.

Medida de la alegría

encontrar la tranquilidad cuando hay niños revoltosos

A la hora de medir la alegría se han utilizado diferentes técnicas e instrumentos de detección. Principalmente hay dos sistemas de codificación de la expresión facial, ambos de últimos de la década de los años 70:

  • Sistema de codificación de acción facial (FACS) de Ekman y Friesen.
  • Sistema de Codificación de Máxima Discriminación del Movimiento Facial (MAX) de Izard.

Como complemento a ambas técnicas se ha empleado también el FAST. Es un sistema que facilita el reconocimiento de diferentes expresiones faciales. Además Willibald Ruch, en el año 1997 elaboró un modelo factorial de jovialidad estado-rasgo.

Por si esto fuera poco, desde la invención de los smartphone y sus aplicaciones es posible medir la alegría a través de una app disponible sólo para Android y en inglés: EmotionSense. Al menos es gratuita. En realidad con ella, más que la alegría lo que se mide es el estado de ánimo. Lo interesante de esta app es que combina la información generada por los sensores del móvil, con la percepción que cada uno tiene de su propio estado de ánimo. También a través de internet, vas a encontrar test de alegría. Algunos de ellso parecen un juego, pero otros sí tienen una base científica sobre cuánto de alegre te sientes.

El amarillo, una forma indirecta de medir la alegría

No es nuevo que el ser humano identifica el mundo exterior a través de una serie de colores. Estos inciden y repercuten directamente en su estado de ánimo. Conseguir la modificación de este estado a través de los colores es lo que se ha llamado cromoterapia. Que nos sintamos más positivas y energizante, y que nos sintamos mejor, podemos conseguirlo a través del amarillo. Este es uno de los motivos por el que los días de sol son los que más tasas alegría ofrecen.

Con la intención de reproducir la calidez del sol, y la expresión de alegría podemos elegir vestirnos, o vestir a nuestros hijos e hijas de amarillo y colores vivos. Con este sencillo gesto estaremos manifestando inconscientemenete un estado de alegría. Y si no fíjate en un detalle: la diversión y el entretenimiento están llenos de colores, no hay fiesta sin brillos.

Otra prueba irrefutable de la unión entre amarillo y alegría, es uno de los colores favoritos de los niños, quienes son capaces de distinguir entre sus más de 100 tonalidades, ¿les ocurrirá lo mismo con la alegría?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.