¿Se pueden comer langostinos durante el embarazo?

Comer langostinos en el embarazo

Seguir una dieta saludable es fundamental durante el embarazo, porque el desarrollo del bebé depende de ello en gran medida. Por ello, es muy importante seguir las recomendaciones nutricionales del médico una vez que llega el embarazo, así como eliminar alimentos y productos que pueden resultar perjudiciales para el bebé. En cuanto a los alimentos que no se deben comer o los que sí, existen muchas dudas, algo totalmente natural.

El marisco es una fuente de dudas en cuanto a la alimentación de la embarazada y debido a que no es un alimento de diario, es algo normal. En general, los mariscos no se recomiendan consumir en el embarazo a no ser que sea de forma ocasional, muy bien cocinado y con control médico. Sin embargo, los langostinos sí que están permitidos y se pueden comer durante el embarazo.

Comer langostinos en el embarazo, ¿se puede?

En el caso de los langostinos, siempre que se consuman de forma moderada y ocasional, bien cocinados y extremando las precauciones, pueden comerse durante el embarazo. Esto es porque contienen niveles muy bajos de mercurio y por ello no resulta un alimento peligroso. Ahora bien, como se suele decir, en pequeñas cantidades y sin abusar de ello, porque todo en exceso puede resultar perjudicial.

Lo que sí debes tener en cuenta es la preparación y la forma de comer los langostinos durante el embarazo. En ningún caso se deben comer en crudo, ni marinados, ya que existe el riesgo de contraer enfermedades causadas por el anisakis, entre otros, muy peligrosos para el bebé. Por ello, si quieres comer langostinos en el embarazo debes asegurarte de que están muy limpios, muy bien cocinados e incluso, previamente ultracongelados. Así te aseguras de eliminar las posibles bacterias del alimento.

Por otra parte, debes saber que los langostinos son un alimento muy saludable y por ello se recomienda su consumo durante el embarazo. Entre otras, estas son alguna de las ventajas de los langostinos en el embarazo.

  • Son bajas en grasa, apenas aportan calorías y no debes preocuparte por el aumento de peso al consumir este alimento durante el embarazo.
  • Ricas en proteínas, un nutriente que interviene en la formación de los músculos y la conservación de la masa muscular.
  • También son ricas en aminoácidos, que son ácidos grasos esenciales que el cuerpo no puede sintetizar de forma natural.
  • Aportan hierro, por eso los langostinos son recomendables en el embarazo. El aporte de hierro evita la anemia e interviene en el suministro de sangre que recibe el bebé. Por otra parte, el hierro reduce las probabilidades de tener un parto prematuro.
  • Los langostinos son ricos en ácidos grasos Omega 3, una sustancia que interviene en el desarrollo del sistema nervioso del bebé y en la formación de sus ojos.

Los riesgos de comer marisco

Aunque los beneficios son numerosos, comer langostinos durante el embarazo también puede resultar peligroso. Por ello, debes tener mucha precaución y comerlos con moderación y bajo el control del médico que controle tu embarazo. Estos son alguno de los riesgos de comer langostinos durante el embarazo.

  • El colesterol, si lo tienes alto antes del embarazo, el consumo de langostinos puede hacer que este se dispare.
  • Alergias alimentarias, el consumo de marisco está relacionado con diversas alergias alimentarias. Durante el embarazo resultan aún más peligrosas, ya que pueden afectar al desarrollo del bebé. Por ello, si en algún momento has mostrado sensibilidad a este tipo de productos, es preferible que los evites durante el embarazo.
  • Altos niveles de mercurio. En principio, los peces de gran tamaño son los que contienen grandes cantidades de mercurio y por ello son los que se deben evitar durante el embarazo. Sin embargo, los langostinos pueden estar en contacto con esta y otras sustancias peligrosas, por lo que pueden provocar intoxicación por mercurio.

Para evitar cualquier problema que pueda causar complicaciones en el embarazo y en el desarrollo del bebé, lo mejor es consultar con el médico antes de tomar cualquier decisión. La alimentación es clave en este momento tan importante de la vida de una mujer. Evita comer cualquier alimento que pueda comprometer la salud de tu futuro bebé y podrás disfrutar de un embarazo feliz y saludable.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)