Seguridad infantil: todo lo que debes saber

Los niños pequeños pueden estar en peligro en su propio hogar, ¡porque el mundo adulto está lleno de inseguridades para los más pequeños! Piensa en la cocina… cualquier aspecto que te haya venido a la mente será un problema de seguridad para tus hijos. Los magnos de las ollas no pueden estar al alcance, los vasos calientes también deben estar apartados, nunca dejes aparatos enchufados, los cables fuera de la vista, cuidado con los productos químicos y ¡mucho cuidado con los cuchillos y las herramientas de cocina afiladas!

Esto es tan solo un ejemplo de algunos peligros que se pueden encontrar en el hogar, pero por supuesto, hay muchos más… las escaleras sin vallas de seguridad, las esquinas puntiagudas de algunos muebles, los cajones o las puertas que se abren y se cierran, una despensa demasiado accesible, etc. Pero, ¿qué más aspectos de seguridad infantil debes tener en cuenta?

El baño

Mantén la tapa del inodoro bajada y bloqueada cuando no la estés utilizando. Pon una cerradura o una puerta de seguridad para evitar que tus hijos entren libremente cuando no les estás vigilando. Nunca dejes medicamentos alrededor; debes mantenerlos en un lugar bien cerrado y fuera de alcance. También mantén alejados los productos como enjuagues bucales, pasta de dientes y otros artículos que no son aptos para niños.

El dormitorio infantil

Con los niños en casa, ¿cuándo no hay cosas en el suelo? Debes mantener la guardia constante para los juguetes pequeños y los objetos que pueden ser peligros de asfixia, baterías, monedas, canicas y piezas de juguetes de hermanos mayores (ruedas, zapatos de muñeca, etc.)

Mantén los cables eléctricos fuera del alcance y usa tapas para los enchufes. Cables de tratamiento de ventanas a prueba de niños. Asegura televisores y otros equipos electrónicos para evitar cualquier posibilidad de que se caiga encima de un niño. Usa puertas de seguridad en las escaleras. Elimina las tentaciones de las mesas.

El dormitorio principal

Las lámparas, las cortinas, las alfombras e incluso las velas son elementos que contribuyen al ambiente de un dormitorio principal, pero que pueden ser una zona de peligro para los niños pequeños.

Las lámparas de mesa y las mecedoras que eran tan preciosas en la habitación de un bebé ahora pueden significar un desastre si un niño pequeño se pone de pie en la silla o puede alcanzar la lámpara y cogerla peligrosamente. Tienes que asegurarte de que los cuadros están montados sólidamente en las paredes y que las librerías también están buen sujetas a las paredes.

En el patio o jardín

Tienes que asegurarte de limitar el acceso al al exterior de los niños y siempre que puedas pon candados en las puertas. Los juegos de columpios en el patio trasero y las áreas de juego son maravillosos, pero debes asegurarte de que sean seguros al tener una superficie suave debajo. Si tu patio está cercado, tienes que asegurarte de que esté bien cerrado.

Si tienes piscinas, jacuzzis, estanques… pon siempre una valla de seguridad entre cualquier fuente de agua y la casa. Mantén las piscinas para niños vacías cuando no estén en uso. Las herramientas eléctricas y los equipos de jardinería tienen que estar bajo llave y fuera del alcance; Lo mismo ocurre con los insecticidas o cualquier producto químico.

En el coche

El coche es un lugar donde los niños deben estar bien seguros, por lo que es imprescindible que tengan una silla homologada para su talla, peso, y edad. Mantén las ventanas y las puertas bloqueadas del coche para que los niños no las abran al tocar los botones. Los parasoles ayudan con la comodidad de los niños pequeños en viajes en automóvil. Establece prácticas de seguridad con la apertura / cierre de las puertas del automóvil para evitar lesiones por aplastamiento de dedos.

En casa de otros

Tu casa puede estar a prueba de niños pequeños, pero tus amigos y familiares es posible que no tengan esa necesidad. Esto significa que los padres deben estar especialmente en guardia cuando visiten las casas de otros para su seguridad. Los botiquines, los cajones y otras áreas “inseguras” pueden ser una tentación para los niños pequeños, y solo toma un momento ponerse en peligro. Si es posible, lleva a la casa ajena entretenimiento para tu niño pequeño y designa una “habitación segura” para que se quede tu hijo jugando. Y siempre, acompáñale al baño, aunque ya sepa hacer las cosas solo.

Cuando caminas por la calle

Los mayores temores de seguridad de los padres a veces pueden ser cuando caminan con sus hijos por la calle, entre coches estacionados y en situaciones de mucha gente, y con buena razón. Los niños pequeños son propensos a moverse e insisten en caminar independientemente.

A los niños se les deben informar las reglas de manejo y otras medidas de seguridad, y los padres deben hacer cumplir esas reglas a toda costa. En tiendas abarrotadas, considera atar un globo en una muñeca para poder ver a su hijo en caso de una separación accidental.

Los juguetes

Cuando tu hijo monte en bicicleta deberá llevar su equipo de seguridad. Los juguetes que tenga deberán ser seguros y haber pasado todos los controles de calidad. También es muy importante que todos los juegos y juguetes que tenga sean apropiados para su edad. Ten cuidado con los juguetes que pueden ser divertidos pero potencialmente peligrosos como los patinetes. Si le compras uno, tendrás que hablar con tu hijo las recomendaciones de seguridad y supervisarle de cerca.

En los deportes

El deporte es buena idea y fomenta la salud en los niños. Un programa deportivo adecuado a la edad de tu hijo puede ser una gran medida para que queme su energía y también para que disfrute del ejercicio diario. Solo deberás tener cuidado con los programas deportivos que no tienen en cuenta las limitaciones de un niño pequeño, ya que esto podría producirle lesiones.

La seguridad en los hijos es fundamental, ¡y debes estar vigilante todo el tiempo para que pueda crecer sabiendo que existen peligros alrededor y que debe tener cuidado con ellos!


Sé el primero en comentar