Sellado de dientes

El cuidado en los niños de los dientes, es primordial, un buen cepillado de dientes, uso de hilo dental, flúor en la pasta dental, comer poco azúcar y alimentarse con calcio, son algunas de las ayudas que nos hacen tener unos dientes sanos, por supuesto, la visita al dentista periódicamente.

En este caso, vamos a hablar de los sellados dentales, los cuales, son finas capas plásticas que se depositan sobre las muelas, formando así una protección contra la caries.  En los niños, las muelas, tienen pequeños desniveles, es decir, no son planas totalmente, por ello, el cepillado ha de ser más a fondo, incluso en ocasiones, no se eliminan del todo las bacterias. Estos sellados tapan los desniveles y evitan que penetren en los dientes trozos de alimentos que dan lugar a los gérmenes y sus ácidos a las caries.

Consiste en un líquido, el cual, al ser aplicado sobre la muela, se endurece rápidamente, sin molestias ni dolor.

El sellado, puede durar hasta 10 años, aunque siempre hay que ir revisándolo para ver su estado.

Este sistema, solo se aplica cuando el niño ya ha cambiado las muelas, normalmente hacia los 6 años. En ocasiones, se puede aplicar en los dientes de leche, si estos tienen agujeros demasiado profundos. Cuando el niño tiene caries y se aplica encima el sellador, este le protege de gérmenes que pueden agravarla.

Este sistema, permite una forma fácil del empaste que normalmente se ejerce en las muelas de los adultos, es una forma menos potente de aplicar en sus dientes, todavía poco resistentes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *