Semana 21 de Embarazo

semana 21 de embarazo

En la semana 21 de embarazo ya se puede considerar que estás en la segunda mitad de tu gestación, te sentirás feliz y pletórica, aunque a ratos cansada e intentando encontrar nuevas formas de mantener el equilibrio pues el volumen de tu vientre no deja de crecer, debido al aumento del volumen del útero. En cuanto al bebé, su sistema digestivo madura, hasta el punto de que el intestino delgado puede absorber cantidades de nutrientes que son muy pequeñas; eso sí: su alimento procede mayoritariamente de la placenta y le llega a través del cordón umbilical.

Destaca la formación de los órganos sexuales que seguro habrá apreciado tu ginecólogo en la ecografía del segundo trimestre: en los varones, los testículos descienden hasta el escroto y en las niñas se forma la vagina. La gestación humana es fascinante, aunque esto lo he repetido decenas de veces, no deja de impresionarme los grandes cambios que transforman a ese conjunto de células que forman un embrión, que después se convierte en feto y tras el nacimiento será tu bebé. Es también importante destacar que el organismo (la médula ósea particularmente) ya forma los glóbulos rojos.

Si ahora piensas que los movimientos no te dejan descansar por la noche, espera a que crezca más y ocupe la mayor parte de la cavidad uterina :), pero no es nada por lo que no puedas pasar, porque lo más seguro es que por encima de las molestias te sentirás una mamá pletórica y una mujer poderosa. Y lo mejor es que ya notas las pataditas que ‘te estará dando’, es una sensación maravillosa que sustituye a esa especie de burbujita que notabas en tu interior, y no era sino el bebé deslizándose y realizando diversos movimientos. Pesa aproximadamente 330 gramos, y mide unos 27 centímetros.

Cambios también en la mamá

Con un bebé de 19 semanas de vida (recuerda que para calcular la duración del embarazo se tiene en cuenta el primer día de la última menstruación, pero la fecundación ocurre unos 15 días después). Es probable que sientas la necesidad de comprar ropa premamá (esos pantalones con cintura elástica ya no son suficientemente anchos, y la blusa suelta te empieza a apretar), así como de buscar bragas y sujetador especiales. El aumento de peso es completamente normal, siempre que no sea excesivo, hazle caso a la matrona, come equilibradamente y realiza ejercicio moderado.

Durante el día duerme la siesta (si eres primeriza, los niños por la casa dan trabajo) ya que puede que sufras insomnio por la noche. Algunos de tus órganos tendrán que re acomodarse con el crecimiento de tu útero: los intestinos se desplazan, la vejiga es presionada. Cualquier incomodidad que notes al respecto es completamente normal. Las molestias más habituales son la falta de sueño por la noche, la fatiga y el dolor que provoca la distensión de ligamento redondo.
En la semana 21 se realiza la cordocentesis cuando se considera necesario y adecuado.


Categorías

Desarrollo, Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario