Señales de que eres una madre demasiado controladora

madre demasiado controladora

No lo podemos evitar, las madres queremos controlarlo todo y es que parece que cuando nos convertimos en madre es algo que se adhiere a nuestro ADN, pero claro… hasta cierto punto. Es natural que las madres (y los padres) guiemos a nuestros hijos, pero una cosa es guiar y otra muy diferente controlar todo lo que hacen o querer que hagan lo que nosotros consideramos mejor.

Una madre controladora sobrepasará los límites del control razonable como padres (es decir, el necesario para ayudar a tus hijos a convertirse en adultos de confianza e independientes). Los padres que controlan demasiado a sus hijos suelen tener un estilo autoritario de crianza y además suelen mostrar comportamientos que se derivan directamente de sus propias inseguridades. Es importante que si te consideras una madre demasiado controladora puedas poner remedio lo antes posible para evitar problemas en la crianza. ¿Quieres conocer algunas señales que lo demuestran?

Eres demasiado perfeccionista

Una de las principales características de ser una madre controladora es que eres demasiado perfeccionista y quieres que la vida de tu hijo también lo sea. Esto hará que tengas un exceso de control y que seas sobreprotectora creando una estructura demasiado estricta en la vida de tu hijo.

Siempre sabes qué es mejor

No hace falta preguntar, tú siempre sabrás que es mejor para tus hijos y el camino que marques será el correcto, sin discusión. No dejas libertad a tus hijos para que piensen por sí mismos causando graves consecuencias emocionales.

Tienes expectativas demasiado altas

Al ser perfeccionista tendrás expectativas demasiado altas en tus hijos y les presionarás demasiado en sus metas (que serán poco realistas). Esta actitud llevará a tus hijos a actuar con rebeldía e incluso a no tener iniciativa propia.

Eres manipuladora

Algunos padres que controlan pueden ser expertos manipuladores para que sus hijos hagan lo que ellos quieren utilizando los castigos severos e ilógicos, algo que hará que los hijos se sientan abandonados emocionalmente y con miedo constante. Y lo peor, que utilizan el amor como soborno.


Categorías

Familia

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *