Señales de tu físico que te indican que el parto está cerca

Señales de que el parto está cerca

Cuando se va acercando el final del embarazo, lo normal es no poder pensar en mucho más que el momento del parto. Las madres primerizas suelen sentir temor por no saber si podrán reconocer los síntomas o señales que anuncian que el momento de conocer a tu bebé se aproxima. Incluso, para las madres con experiencia no siempre es fácil reconocer esas señales que indican que el parto está cerca.

Cada mujer, cada cuerpo, cada parto es completamente diferente. Todas las mujeres no viven el embarazo de la misma manera, ni tienen los mismos síntomas o molestias aunque todas ellas sean muy compartidas. Es decir, aunque existen señales comunes que se pueden detectar en la mayoría de los casos, no se trata de normas establecidas que debas sentir obligatoriamente.

En cualquier caso, escuchar tu cuerpo y las señales que este te envía, puede ayudarte a reconocer que pronto llegará la hora de dar a luz. Te contamos cuáles son esas señales físicas para que estés atenta, porque quizá el parto todavía se retrase mucho, pero saber que tu cuerpo está cambiando es importante para prepararte mentalmente.

Señales de tu físico que anuncian que el parto está cerca

Mujer a punto de dar a luz

Aunque lo que dice la ciencia es que el embarazo dura 40 semanas, la realidad es que este puede producirse con normalidad desde la semana 37 y alargarse hasta la 41 e incluso más. Es decir, el parto puede producirse en cualquier momento, pero para que se considere a término y el bebé esté listo para nacer sin riesgos, deben transcurrir al menos 37 semanas.

Por lo tanto, no es estrictamente necesario esperar hasta la semana 40 para notar esas señales físicas que te indican que el parto está cerca, puesto que pueden comenzar hacia la mitad del tercer trimestre. Es posible que esperes romper aguas o que empiecen las contracciones dolorosas, pero muchos partos comienzan sin romper el saco amniótico y algunas mujeres, disfrutan de un parto menos doloroso.

En cambio, otras muchas señales físicas son más fáciles de advertir, porque son evidencias de que el propio cuerpo se va preparando para el parto. Observa tu cuerpo en el espejo, escucha las señales que te indica, como las que te contamos a continuación.

¿Notas la tripa dura y más baja?

Hacia el final del embarazo, el cuerpo comienza a prepararse para el parto y llegan las conocidas contracciones de «Braxton Hicks». Estas contracciones suelen ser poco dolorosas y no son constantes, quizá solo sientas que la tripa se pone más dura durante unos segundos. También puedes observar como la tripa se desplaza ligeramente hacia la pelvis, esto sucede cuando el bebé se coloca en el canal de parto.

Mejora la respiración antes del parto

Yoga en el embarazo

Durante el tercer trimestre la respiración se vuelve más trabajosa, falta el aire y cuesta más respirar con normalidad. Esto se debe al tamaño del bebé, que obliga a tus órganos a desplazarse y oprimirse impidiendo que estos funcionen con regularidad. A medida que el momento del parto se acerca, el bebé cambia de posición y se va colocando en el canal de parto.

Esto supone un alivio para los pulmones y el estómago, por lo que notarás que tus digestiones son más ligeras y puedes volver a respirar con normalidad. Aprovecha estos momentos para realizar ejercicios de respiración, te ayudarán en el momento del parto.

Constantes visitas al cuarto de baño

Esto es algo que ya habrás notado durante todo el embarazo, las ganas constantes de hacer pis. Sin embargo, hacia el final del embarazo se agudizará, ya que la vejiga apenas puede distenderse. Notarás la necesidad de acudir al baño constantemente, pero la mayoría de las veces tendrás un pis con muy poca cantidad. Es una sensación provocada, poco real, pero incontrolable.

Además de estas señales físicas de que el parto está cerca, puedes notar otras como un cansancio extremo que apenas te deja realizar tus actividades con normalidad. Dificultad para dormir por las noches y un insomnio que agrava la sensación de cansancio durante el día. Todas estas señales son importantes, aunque no debes acudir al hospital rápidamente porque todavía pueden faltar muchos días.

Escucha tu cuerpo, prepara la bolsa para el hospital, conecta con tu bebé que está a punto de nacer y prepárate para la que será la cita más importante de tu vida.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.