Señales del trastorno de adaptación en los niños

Son muchos los niños que son resistentes a las circunstancias estresantes de la vida y algunos cambios importantes que pueden suceder, hay otros a los que les cuesta mucho más adaptarse a esos cambios. Un niño que muestra cambios en el estado de ánimo o el comportamiento después de una circunstancia estresante de la vida puede tener un trastorno de adaptación.

Un trastorno de adaptación es una condición de salud mental que puede requerir ayuda de un profesional. Con la intervención apropiada, los trastornos de adaptación generalmente responden bien al tratamiento y acaban siendo un recuerdo.

Causas

Cualquier persona puede tener un trastorno de adaptación en algún momento de su vida, pero los niños y los adolescentes son más vulnerables. Sucede cuando se tiene una respuesta inapropiada a la situación que ocasiona estrés. Son muchas las causas que pueden causar un trastorno de adaptación en niños o adolescentes, como por ejemplo:

  • Divorcio de los padres
  • Una mudanza
  • Cambio de escuela
  • Problemas de salud
  • Muerte de un ser querido
  • Acoso escolar
  • La muerte de una mascota

La situación estresante puede ocurrir de una vez o que haya varios acontecimientos al mismo tiempo como la muerte de una mascota y una mudanza, por ejemplo. Un trastorno de adaptación también puede ocurrir con una situación estresante continuada como padecer acoso escolar en la escuela.

No todos los niños que experimentan estrés en ciertas situaciones desarrollan el trastorno de adaptación. Lo que para un niño podría ser algo muy estresante quizá no lo sea en absoluto para otro niño. Quizá para un niño le resulte muy estresante la separación de sus padres y en cambio para su hermano, lo acepte mejor.

El temperamento del niño y las experiencias vividas influyen en si un niño desarrollará o no el trastorno de adaptación a los eventos estresantes. Los niños que tienen un sistema de apoyo sólido y habilidades de afrontamiento saludables pueden tener menos probabilidades de padecer un trastorno de adaptación por los cambios.

Subtipos del trastorno de adaptación

Hay varios subtipos de trastornos de adaptación y el diagnóstico depende de los síntomas emocionales y el comportamiento del niño después de la circunstancia estresante. Los subtipos específicos son:

  • Trastorno de adaptación con un estado de ánimo deprimido: un niño puede presentar episodios de llanto, pérdida de interés en las actividades habituales, sentimientos de desesperanza y mayor tristeza.
  • Trastorno de adaptación con ansiedad: un niño puede parecer más ansioso y preocupado de lo habitual. La ansiedad puede manifestarse como ansiedad de separación, cuando un niño se enfada por estar separado de un cuidador.
  • Trastorno de adaptación con ansiedad mixta y estado de ánimo depresivo: cuando un niño experimenta un estado de ánimo depresivo y ansiedad, se le puede diagnosticar este subtipo.
  • Trastorno de adaptación con alteración de la conducta:  un niño puede ser diagnosticado con este subtipo cuando cambia su comportamiento, pero su estado de ánimo parece ser el mismo. Puede mostrar un mayor desafío o puede comenzar a robar o meterse en peleas.
  • Alteración mixta de las emociones y la conducta: un niño que experimenta una alteración en el estado de ánimo o ansiedad y muestra un cambio en el comportamiento, puede ser diagnosticado con una alteración mixta de las emociones y la conducta.
  • Trastorno de adaptación no especificado: un niño que experimenta dificultades para enfrentar un evento estresante, pero que no cumple con los criterios para cualquiera de los otros subtipos, puede ser diagnosticado con este subtipo.

Es necesario tener en cuenta que solo porque a un niño le hayan diagnosticado un trastorno de adaptación con un estado de ánimo depresivo no significa que el niño tenga “depresión clínica”: los trastornos de adaptación son afecciones relacionadas con el estrés que no cumplen con los criterios completos para otro trastorno mental. Eso puede ser confuso para los padres, pero es una distinción importante que se debe tener presente.

Los síntomas

El hecho de que un niño tenga un poco de dificultad para adaptarse a una nueva circunstancia o una situación estresante no significa necesariamente que tenga una afección de salud mental diagnosticable . Para calificar un trastorno de adaptación, se debe considerar que lo que le ocurre va más allá en su comportamiento.

Un trastorno de adaptación afectará el funcionamiento social o académico de un niño. Algunos ejemplos son una disminución en las calificaciones, problemas para mantener amistades o una falta de voluntad para ir a la escuela. Los adolescentes pueden exhibir comportamientos antisociales, como vandalismo, robo o aislamiento.

Los niños con trastornos de adaptación con frecuencia informan síntomas físicos, como dolores de estómago y de cabeza. Los problemas del sueño y la fatiga también son comunes. Los síntomas deben aparecer dentro de los tres meses de un evento estresante específico. Los síntomas no pueden durar más de seis meses. Si un niño experimenta síntomas continuos después de seis meses, se calificaría para un trastorno diferente, como el trastorno de ansiedad generalizada o la depresión mayor.

Es posible que los niños experimenten una condición comórbida. Por ejemplo, un niño que previamente ha sido diagnosticado con TDAH o trastorno de oposición desafiante también puede experimentar un trastorno de adaptación después de un evento estresante.

Si tu hijo expresa sus pensamientos sobre querer morir o si intenta hacerse daño, toma la situación en serio. Nunca asumas que tu hijo solo está siendo dramático o tratando de llamar tu atención. Habla con el pediatra o con un profesional de la salud mental si expresa pensamientos de suicidio. Si la situación es una emergencia, vaya a la sala de emergencias lo antes posible.

Diagnóstico y tratamiento

Un médico o profesional de salud mental puede diagnosticar un trastorno de adaptación. Como parte de una evaluación integral, los padres y el niño generalmente son entrevistados. Si el niño cumple con los criterios y se pueden descartar otras afecciones, se puede dar un diagnóstico de trastorno de adaptación. El médico o profesional de salud mental hará preguntas sobre las emociones, el comportamiento, el desarrollo y el evento estresante identificado del niño. En algunos casos, se le puede pedir a un maestro, cuidador u otro proveedor de servicios que proporcione información extraordinaria.

En cuanto al tratamiento, dependerá de varios factores como la edad del niño, la extensión de los síntomas y el tipo de evento estresante que tuvo lugar. Un profesional de la salud creará un plan de tratamiento personalizado con recomendaciones específicas.


Categorías

Cuidados, Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.