Separación de los padres

Separación de los padres

En los tiempos que corren se producen muchas más separaciones entre parejas que antes. Es un momento duro casi siempre para alguna de las dos partes pero se hace muchísimo más complicado cuando existen hijos en la pareja. Una separación sin hijo es relativamente sencilla, al haber hijos hay que pensar en ellos ya que la pareja se rompe pero siguen siendo padre y madre de esos hijos.

Muchas parejas deciden no separarse por que creen que es lo mejor para los niños, pero no es así, es peor que vean peleas continuamente, distanciamiento… hemos de recordar que los niños son niños, no tontos y se darán cuenta de la situación antes o después, por eso es importante tomar la decisión más adecuada y transmitírsela sin rodeos en el caso de que sea una separación de los padres. 

Cuando se toma la decisión de separarse hay que explicarle a los hijos de la mejor manera posible la situación.  Hay que tener en cuenta la edad de cada niño pero por regla general hay que evitar hablarle mal del padre o la madre, dejarle un tiempo de asimilación y que tengan una ayuda profesional en el caso que sea necesario.

Es necesario que sean los propios padres quienes informasen a los hijos del proceso de la separación y que no se enteren por terceras personas, pueden pensar que se le está intentando ocultar y se le debe dar confianza y sinceridad desde el primer momento. Han de llevarse caminos paralelos por el bien de los hijos, llevarse lo mejor posible y hacer que esta separación se convierta en algo que ha ocurrido y que no ha afectado a la relación de los hijos con los padres.

Separación.

Muchos hijos creen que la separación de sus padres es fruto de actitudes o comportamientos de ellos, creen que es causado por su culpa así que se debe de hablar con ellos y hacerles saber que no tienen culpa de nada, que papá y mamá han tenido algunos problemas y que es lo mejor para no estar todo el tiempo discutiendo. Hacerles saber que siempre serán sus padres vivan o no en la misma casa y que es un cambio que será mejor para todos.

En una separación se debe llegar a un acuerdo y facilitar la relación del niño con el otro progenitor, siendo flexible en los horarios de visita o las vacaciones haciendo que el niño no sufra cambios brutos en sus referentes emocionales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *