Ser madre con esclerosis múltiple

De cara a la gente una enferma de esclerosis múltiple puede parecer solamente cansada, sin embargo, su mundo interno resulta complejo y cruel.

Ser madre de por sí ya es complicado, con lo cual todo se incrementa cuando hay un añadido de enfermedad. Cuando la mujer se ve afectada por esclerosis múltiple aparecen inseguridades, no hay impedimento para tener hijos, pero sí existen barreras que sortear. A continuación vamos a hablar más en profundidad sobre las madres con esta enfermedad autoinmune.

Decidir convertirse en madre con esclerosis múltiple

Hablar de esclerosis múltiple refiere daño al sistema nervioso consiguiendo que las órdenes del cerebro no se ejecuten por los órganos a los que van dirigidas. Las conexiones neuronales se ven afectadas. Algunos síntomas son la falta de visión y de equilibrio, el cansancio extremo, la debilidad, el entumecimiento y hormigueo en los miembros o el vértigo.

Padecer esclerosis múltiple no significa no poder ser madre, sin embargo durante el embarazo hay que estar muy controlada por la medicación que necesita tomarse. Generalmente la mayoría de tratamientos para la mujer embarazada o la madre lactante estarían contraindicados. Por esto es importante antes de decidir tener un bebé o dar pecho hablar con el neurólogo al respecto. La mujer necesita mucho apoyo emocional y ayuda en todos los aspectos para afrontar esta situación.

Cuando se piensa en tener un hijo, la pareja como cualquier otra, necesita hablar sobre el futuro y valorar determinados aspectos. La mujer que padece esclerosis múltiple es una enferma y tiene todo el derecho a decidir si quiere enfrentarse a la maternidad, valorar si tiene la suficiente ayuda y si se encuentra fuerte física y mentalmente para hacer frente al cuidado y crianza de su futuro hijo.

¿El hijo puede sufrir la enfermedad de esclerosis múltiple?

Para la mujer enferma de esclerosis múltiple es determinante conocer cómo estará su bebé durante la gestación y si puede sufrir daños tras el nacimiento.

Para la mujer enferma es determinante conocer cómo estará su bebé durante la gestación y si puede sufrir daños o problemas tras el nacimiento. Quienes sufren de esclerosis múltiple no ven incrementado el índice de aborto. Tampoco la futura madre con esclerosis múltiple tendrá un hijo con daños causados a raíz de su enfermedad. Para la mujer es imprescindible su entorno cercano, pero también dialogar con profesionales médicos, psicoterapeutas, personas que sufran la misma enfermedad, incluso informarse con el neurólogo.

A cualquier buen padre le preocupa la salud de su hijo. A la madre con esclerosis múltiple le aterra que su hijo pueda padecer su enfermedad. El porcentaje de posibilidad de heredarlo el niño oscila entre el 1 y el 5%. La posibilidad de contraer la enfermedad es un poco más alta en el niño con alguno de sus padres enfermos respecto al resto de población.

La incomprensión y culpa de una madre con esclerosis múltiple

Durante el embarazo, la enfermedad, en algunos casos, suele estabilizarse, pero tras el nacimiento del bebé es frecuente sufrir otro brote. Esto ocurre normalmente en los 6 meses tras el parto. Es importante por ello retomar la medicación tras dar a luz. Si bien es cierto que la madre con esclerosis múltiple no tiene problemas para fecundar ni tener un embarazo y parto normal, debe junto con su pareja o entorno más cercano tener las ideas muy claras y toda la información sobre la mesa.

Son muchas las mujeres y madres con esclerosis múltiple que hablan de incomprensión, soledad y sensación de culpa. Cuando se tiene esta enfermedad una se siente desamparada. Estas mujeres son luchadoras con una fuerza impresionante. La enfermedad, en ocasiones, no es lo suficientemente visible y puede parecer que se encuentran solamente cansadas. Muy lejos de la realidad. El mundo interno de una enferma con esclerosis múltiple es complejo y cruel y su fuerza mental logra ser inmensa para salir adelante y luchar por lo que quieren.

La madre con esta enfermedad debe lidiar con el día a día y debe aprender y hacer ver a la gente, a sus hijos, que habrá días difíciles en los que, pese a que no es lo que quiere, no puede dar todo lo que quisiera de sí. El proceso es adaptativo para quien sufre la enfermedad como para quienes la viven. La madre sufrirá por no atender lo bien que quisiera al hijo o por momentos en los que se vea incapacitada por el dolor que le embarga.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.