Ser madre

Todos sabemos que ser madre, no es tarea fácil, lo que pasa es que depende de muchas situaciones, las cosas se llevan de mejor o peor manera.Los factores como combinar casa e hijos son agotadores, pero si además le sumamos las mamas que trabajan fuera de casa, es mas duro aun.

La diferencia de tener un solo hijo o mas, no es solo que lleve mas trabajo pues es cuestión de organización, si que es verdad que crea mas experiencia en ciertas cosas para los segundos hijos, pero en ciertos temas nos pilla a veces igual de inexpertas, pues todos los hijos no son iguales, cada uno tiene su personalidad, su carácter y cada uno trae un manual diferente debajo del brazo, con cada hijo es una crianza, una experiencia diferente, una etapa nueva, una mayor afinidad y plenitud con la pareja, un hijo te cambia totalmente la vida, y los que vienen detrás también, con la llegada de un   nuevo miembro a la familia, se cambia todo, y mueven todas las piezas, sea el primer, segundo o incluso tercer hijo.

Los hijos te llenan mas aun de vida, te aportan plenitud y te engrandecen como persona, es cierto que absorben mucho, sobre todo cuando son mas pequeños, te desvelan por las noches con sus pesadillas, te desgastan el nombre de “mama”, te traen malas notas, y rota la ropa de tanto jugar, pero con los años te compensa cuando ves en lo que se ha convertido la personita que un día al mundo trajiste.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *