Si reduces la cantidad de azúcar en la dieta de la familia, todos ganáis en salud

Azúcar

Al mismo tiempo que recibimos de forma abusiva publicidad de alimentos con MUCHO azúcar, y proliferan todo tipo de establecimientos y talleres para dar a conocer las más actuales técnicas de repostería creativa (que no falte el azúcar hasta la saciedad en cupcakes, galletitas glaseadas y demás…); se van dando a conocer los riesgos del consumo excesivo de azúcar. Eso sí, se dan a conocer de forma un tanto tímida, si comparamos con la irrupción desmedida de las ‘artimañas’ de la industria alimenticia en nuestras vidas.

Más o menos todos sabemos (o así lo espero) que no nos tenemos que pasar con el azúcar, pero las bases de una alimentación equilibrada parecen disiparse en los tiempos actuales, y eso es grave, porque si no mantenemos los pilares, nuestros hijos tampoco podrán sujetarlos cuando sean adultos. Seguro que hay quien me dice ¡no es para tanto!. Pero si que lo es porque fíjate: el helado diario, los dos vasos de leche con cacao soluble (y azucarado), la horchata a media tarde (hay marcas de prestigio que al tomar el primer sorbo provocan rechazo de tanto azúcar que contienen), las chucherías, los cereales enriquecidos, las galletas, el azúcar escondido en otros alimentos, … A mí si que me parece mucho, sobre todo porque a ello se podrían sumar los otros carbohidratos (que se transformarán en azúcar en el intestino) y la fructosa de la fruta. O sea que el pensamiento no coincide con la práctica.

Pero vamos por partes: el azúcar es un carbohidrato, y los carbohidratos son la fuente de energía principal del organismo. Todos no son iguales puesto que se diferencian en simples, como la glucosa, la lactosa y la fructosa; o complejos (almidones), en este grupo encontramos cereales integrales y derivados, así como legumbres y tubérculos. Los carbohidratos se descomponen en azúcares simples y son transportados por las células del organismo. El problema viene cuando ingerimos demasiados ‘azúcares libres’, que según la OMS son los azúcares simples que han sido añadidos previamente a los alimentos.

Azúcar

Se nos está alertando sobre el exceso en el consumo de azúcares libres, ¿por qué?, algunas de las consecuencias las puedes imaginar: sobrepeso, caries, diabetes; pero también se relacionan con problemas cardiovasculares

Además, estos azúcares provocan un aumento exagerado de la glucosa en sangre, lo cual puede provocar que se segregue mucha insulina y se tenga una bajada repentina en los niveles de azúcar. Por otra parte conviene no olvidar que nutricionalmente aportan bien poco; y desde luego no son comparables con los azúcares que conseguimos gracias a la fruta, la leche o los cereales.

¿Cuánto azúcar?

Según leemos en la Fundació Rober Torné, la OMS ya ha hecho públicas sus nuevas recomendaciones sobre consumo de azúcar: no más del 10 % de calorías diarias (en niños y adultos), aunque idealmente debería ser un 5 por ciento o menos del aporte calórico. Para una dieta adulta de 2000 calorías, estamos hablando de unas 12 cucharillas de café, en niños, es mejor no sobrepasar los 37 gramos diarios, mucho menos de lo que vienen consumiendo los niños de cualquier país occidental.

Abajo verás un cuadro elaborado por la entidad mencionada, en el que echando un vistazo puedes comprobar que si tu hijo se bebe una lata de refresco de cola, se come 5 galletas y un flan, ¡ya ha superado la cantidad diaria recomendada! Yo me lo plantearía, desde luego.

Alimentos Azúcar

Menos azúcar, más salud

En mi opinión es un paso que nos costará, pero vale la pena el esfuerzo, sobre todo a medio y largo plazo. El principal problema que podemos encontrar es la negación de los niños, porque pasar de comer caramelos todos los días, a que dejes de ofrecerlos, cuesta. Conseguir que lleguen a apreciar los sabores naturales, y que cuando tienen hambre recurran a una pieza de fruta en lugar de a un helado, no es imposible, pero debes tener mucha paciencia, y confianza en ti mismo.

Además de pensar en las ‘alternativas saludables’ (frutas, bocadillos, frutos secos…), empieza a leer las etiquetas con la descripción nutricional, te sorprenderás con la cantidad de alimentos procesados que contienen azúcares libres.

Eso, y no tener en casa alimentos insaludables y con demasiado azúcar (quizás no lo creas, pero las galletas contienen en cantidades inaceptables)

¿Y de postre?, fruta, ¡mmmmmmm! son deliciosas y los beneficios de la sustitución, incalculables.


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *