Si vas a usar un cabestrillo porta bebés, asegúrate de hacerlo correctamente

Cabestrillo portabebés

Tal como nos explicaba ayer María José, los portabebés son muy beneficiosos si se quieren utilizar; soy una defensora del porteo ergonómico, siempre que se tengan en cuenta una serie de recomendaciones para garantizar la seguridad de los pequeños.

No hay duda de que lo más natural (y a veces incluso lo más cómodo) es llevar a los bebés en brazos o mediante alguno de los sistemas para portear disponibles en el mercado. Pero cuando tomamos la decisión, esta debe ser muy consciente e informada, porque somos hijos de una generación que puso de moda los capazos y sillitas (contra los cuales aclaro que no tengo nada en contra), y hemos crecido sin ver a nuestro alrededor mei-tais, bandoleras, fulares o cabestrillos; necesitamos pues revisar, valorar y probar las opciones que tenemos. Hoy quería compartir con vosotros unos consejos muy útiles destinados a esos papás y esas mamás que están pensando usar cabestrillo para portear a su bebé, o que ya lo utilizan.

El cabestrillo es un sistema similar a la bandolera, aunque esta última suele tener correa regulable, pero a fin de cuentas ambos pueden tener extremos sujetos por anilla o hebilla. Desde hace años vienen considerándose adecuados para llevar a bebés muy pequeños en posición acostada, y después erguidos sujetando a la madre o padre, el cuerpecito que a su vez reposa sobre la cadera. El primer consejo del Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones no intencionadas en la Infancia (AEPED) está relacionado precisamente con la edad: si un cabestrillo es usado incorrectamente, puede causar lesiones graves especialmente en bebés de menos de cuatro meses. Por lo tanto nos centraremos en la seguridad infantil:

Estos dispositivos (y en general todos los sistemas de porteo) garantizan el contacto físico con el bebé, pero portear no es una moda a seguir, sino una opción que requiere ‘saber lo que se hace’ para evitarnos sustos. En primer lugar no son válidos para todas las familias, ni para todas las edades; antes de decidirnos deberíamos dejarnos asesorar sobre utilización segura (incluyendo cierres, calidad de la tela, etc.) y revisar las recomendaciones del fabricante.

Hace 12 años, si te veían porteando a un bebé te decían “¡a ver si se te va a caer!”, pues no, bien usado no se cae el niño, pero puede ocurrir si se escoge mal el modelo

Cabestrillos portabebés: aprendiendo a utilizarlos con seguridad

  • Cara del bebé siempre visible, que no apoye contra el cuerpo de quien portea; el adulto deberá vigilar con frecuencia que pueda respirar libremente.
  • No se puede utilizar este sistema de transporte en un vehículo, no garantiza la seguridad del menor
  • Comprobar antes de comprar la tela, las costuras, los pliegues, así como broches o cremalleras
  • La seguridad de mamá, papá u otros, es importante por ellos mismos, y porque si se caen, el bebé podría sufrir graves lesiones. Evita zonas deslizantes y superficies irregulares
  • ¿Vas a escalar, montar en bici, patinar, montar a caballo? Es de sentido común que no deberías portear a tu bebé, pero te lo recordamos por si acaso.
  • Ni se te ocurra cocinar con el bebé en cabestrillo, o limpiar usando productos tóxicos.

La imagen que veis a continuación es el ejemplo de buena postura del bebé en cabestrillo

Cabestrillo portabebés2

¿Qué puede ocurrir si usas mal uno de estos portabebés?

Los tres tipos de sofocación durante los tres primeros meses, según la Asociación Española de Pediatría, son:

  • Compresión en nariz y boca del lactante, contra el cuerpo del adulto que lo portea. Puede ser causa de asfixia
  • Si el bebé es muy pequeño, y su cuello inmaduro se gira hacia delante, podría provocar que su barbilla tocara el pecho, restringiendo la vía aérea; esto no le dejaría ni llorar.
  • Tela del portabebé que tapa la cara

De toda la información aportada, se deduce que los cabestrillos son seguros si se escogen bien, y se siguen recomendaciones de seguridad.

Imagenes — benjamin.ks.chan, AEPED


Categorías

El bebé

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *