Síndrome alcohólico fetal: el riesgo empieza con la primera copa de alcohol

Síndrome alcohólico feta

Empezamos a leer las primeras noticias sobre el tema a principios del año 2015: muchas familias con niños adoptados en países del este se inquietaban porque sus hijos presentaban una sintomatología complicada y difícil de diagnosticar. Se trataba del Síndrome Alcohólico Fetal, perteneciente al espectro alcohólico fetal, que ocurre cuando la madre gestante consume alcohol.

Existe un alto riesgo de que el bebé desarrollo problemas de aprendizaje, físicos o de conducta, incluso es posible que aparezca sintomatología combinada. Como ya explicábamos aquí, el consumo de alcohol durante el embarazo acarrea consecuencias para toda la vida. Estos días volvemos a escuchar sobre el tema: la Generalitat de Cataluña se ha planteado vetar adopciones de niños en Rusia o Ucreania, debido al número de casos a los que se les detecta el SAF contraído mientras la madre biológica estaba embarazada.

Los problemas observados tienen a agudizarse conforme los niños van creciendo. Como decimos en Cataluña se prohibirán las adopciones, y según la consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, la decisión será efectiva a principios del otoño; no obstante las familias que hay solicitado adoptar en alguno de estos países y estén en trámite, no se verán afectadas.

Síndrome alcohólico fetal: el riesgo empieza con la primera copa de alcohol.

Efectivamente, el umbral por debajo del que no hay riesgo de que el niño contraiga Síndrome Alcohólico Fetal es 0. Desde los CDC informan que la única cantidad segura es ninguna. Para beber durante el embarazo hay muchísimas posibilidades: agua, leche, zumo y refrescos (con moderación)…

¡No bebas alcohol si estás embarazada! ¡no lo hagas si planeas tener un bebé! Hay también muchos embarazos no deseados y no planificados, por lo que es preciso recomendar a las chicas jóvenes el uso de métodos anticonceptivos, así como realizarse una prueba de embarazo a partir de los 4 días de ausencia de menstruación (si tienen ciclos regulares), pues en el momento en el que se conoce el embarazo conviene abandonar el consumo de cualquier bebida alcohólica en cualquier cantidad.

Trastornos del espectro alcohólico fetal.

Dependiendo de la sintomatología encontramos el Síndrome Alcohólico Fetal (el más grave); trastornos del neurodesarrollo; y defectos de nacimiento relacionados con el alcohol.

¿Cómo se detecta el SAF.

  • Cabeza pequeña y características faciales anormales.
  • Bajo peso corporal y estatura baja.
  • Conducta hiperactiva y dificultad para concentrarse y prestar atención.
  • Retrasos en el habla y el aprendizaje
  • Trastornos de la vista y la audición.
  • Retraso mental.
  • Capacidad de razonamiento y juicio alteradas.
  • Mala coordinación
  • Trastornos del sueño.
  • Problemas orgánicos

Volviendo a la situación que viven las familias catalanas que adoptan a un bebé el cual después desarrolla alguno de los trastornos mencionados, parten de la dificultad de no conocer bien el estado de salud, incluyendo el historial de embarazo. Pero todo esto me lleva a pensar de qué forma la cultura o la falta de ella provoca que haya tantas mujeres en el mundo que ponen en riesgo la salud y la vida de sus bebés, por consumir alcohol.

Imagen — Andrew Vargas


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *