Síndrome de HELLP en el embarazo, un problema raro pero grave

sindrome-de-hellp

Todos esperamos que el embarazo sea una etapa fisiológica y sin grandes problemas.

Y, aunque esto es lo que ocurre en la mayoría de los casos, existen complicaciones que pueden hacer que el embarazo se convierta en un riesgo para la mamá y para el bebé.

Una de esas complicaciones es el Síndrome de HELLP.

emergency

¿Por qué llamarle HELLP?

Su nombre recuerda a la petición de socorro en inglés y realmente, el síndrome de HELLP es una complicación del embarazo que amenaza la vida de la madre y del bebé.

Pero el nombre es un acrónimo de las siguientes palabras en inglés:

H.- Hemólisis o rotura de los glóbulos rojos (hemolysis)

EL.- Enzimas hepáticas elevadas (elevated liver enzymes)

LP.- Disminución del número de plaquetas en la sangre (low platelet count)

¿En qué consiste este síndrome?

El Síndrome de HELLP es un conjunto de síntomas que pueden ir asociados a la preclampsia, aunque en muchos casos se diagnostica antes de que las cifras de TA empiecen a elevarse de forma importante.

Se trata de una enfermedad con diferentes manifestaciones o síntomas que hasta 1982 no se definió como un síndrome con una base común. Fue el Dr. Luis Weinstein quien encontró el nexo de unión.

Los síntomas son muy variados y pueden, incluso, orientar el diagnóstico hacia otras patologías.

  • Sensación de malestar intenso
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas, vómitos o indigestión con dolor después de comer
  • Dolor abdominal, sobretodo en la parte superior derecha del abdomen (esto ocurre por la distensión hepática)
  • Dolor de hombro
  • Sangrado
  • Cambios en la visión. Visión borrosa o visión de “luces”
  • Hinchazón o edemas
  • Presión arterial alta

Alteraciones analíticas:

  • Elevación de las enzimas hepáticas
  • Pérdida importante de proteínas con la orina
  • Rotura de los glóbulos rojos
  • Disminución de las plaquetas. Según sea esta se clasifica la gravedad del síndrome; el caso mas grave es cuando las plaquetas disminuyen por debajo de 50.000
  • Pérdida importante de proteínas en la orina

¿Es frecuente?

Por suerte no. La aparición del síndrome de Hellp es rara, se presenta en aproximadamente 1 a 2 de cada 1,000 embarazos. Aunque en las mujeres con preeclampsia, se desarrolla en 10 al 20% de los embarazos.

verano

¿Cuándo aparece?

Normalmente aparece a partir de la semana 26 de embarazo, pero también puede aparecer después del parto. Este caso es muy raro.

También puede aparecer en el segundo trimestre, aunque son muy pocos los casos.

Las mujeres que han padecido preeclampsia o síndrome de HELLP en el embarazo necesitan un seguimiento especial en el postparto.

Es importante saber que una mamá que ha padecido este síndrome en el embarazo tiene mas posibilidades de volverlo a sufrir en los siguientes, concretamente tiene entre el 20 y el 30% mas de posibilidades que una mujer que no lo ha sufrido y si el síndrome apareció en el segundo trimestre las posibilidades de que vuelva a padecerlo son cercanas al 60%.

¿Se puede prevenir?

La prevención es muy difícil, porque no se conocen las causas reales.

Existen ciertas precauciones que pueden ayudar a no padecer o a diagnosticar de forma precoz este problema.

  • Tener una buena forma física y un peso adecuado antes y durante el embarazo
  • Realizar todos los controles médicos del embarazo
  • Acudir periódicamente a las consultas con el obstetra y la matrona, donde nos harán tomas de TA.
  • No dejar de hacernos ninguna analítica que el profesional nos prescriba
  • Avisar siempre de nuestros antecedentes de Síndrome de HELLP o preeclampsia en embarazos previos
  • Conocer las señales de alarma y acudir al servicio de urgencias si se presentan

¿Siempre aparece la elevación de la TA?

Casi siempre, pero puede aparecer después de que nos hayan diagnosticado el problema.

En muchas ocasiones el diagnóstico se hace a la vista de las alteraciones en la analítica. Por eso es tan importante no saltarse nunca los análisis, tanto de sangre como de orina, que nos puedan prescribir.

cesarea2

¿Tiene tratamiento?

El tratamiento depende de los síntomas.

La enfermedad no desaparece hasta que no termina el embarazo. Por ello es frecuente que sea necesario provocar el parto o realizar una cesárea antes de tiempo si los síntomas empeoran y ponen en peligro a la mamá y al bebé.

Otros controles y tratamientos:

  • Ingreso hospitalario
  • Medicamentos para controlar la TA
  • Medicamentos para prevenir las convulsiones (sulfato de magnesio)
  • Corticoides para que maduren los pulmones del bebé
  • Transfusión de plaquetas o de sangre
  • Ingreso en la UCI si el cuadro empeora
  • Vigilancia de la función del riñón
  • Vigilancia en el postparto

¿Cómo será mi parto?

En casos leves, si no existe urgencia inmediata, seguramente te provocarán el parto y puede que tengas un parto totalmente normal, aunque en estos casos se recomienda el uso de la analgesia epidural y control estricto de las constantes vitales de la mamá y del bebé.

Si aparece algún signo de urgencia lo mas probable es que te realicen una cesárea. En este caso los profesionales valorarán el tipo de incisión que sea mas recomendable según tus niveles de plaquetas, por el riesgo de hemorragia…


Categorías

Embarazo, Salud

Nati Garcia

Soy matrona, madre y desde hace un tiempo escribo un blog. Me preocupan mucho todo lo relacionado con la maternidad, la crianza y el crecimiento... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *