¿Para qué sirve el masaje perineal, es imprescindible?

masaje

Seguro que en algún momento de tu embarazo alguna amiga o conocida te ha dicho aquello de “Tienes que hacer masaje del periné”. Pero ¿Qué es el periné? ¿Qué finalidad tiene hacer masaje en esa zona?¿Desde cuándo puedo hacerlo? Son dudas que no siempre sabemos resolver.

¿Que es el periné?

El periné es la zona que se encuentra entre el ano y la vagina. Es una zona que durante el parto se debe distender considerablemente para permitir el paso de la cabeza de nuestro bebé y que si no tiene la flexibilidad adecuada puede desgarrarse en ese momento o el profesional que te ayude se vea obligado a realizar una episiotomía (Corte en la vagina para aumentar su diámetro).

¿Porqué tengo que realizarlo?

El objetivo del masaje perineal es el de ablandar y dar más elasticidad a la zona, para que en el momento del parto sea elástico y se distienda sin problemas. Otra función del masaje es ayudarnos a conocer nuestro periné y familiarizarnos con algunas de las sensaciones que sucederán durante el parto.

aceite de masaje

¿Qué necesito y cómo lo hago?

Generalmente no estamos acostumbradas a ver nuestro periné, así que puede ser interesante echarle un vistazo para familiarizarte con él, para ello lo ideal es colocar un espejo en el suelo o sobre una silla baja (o el WC) y colocarnos de manera que lo podamos visualizar.
Orina, lava bien tus manos y asegúrate de que las uñas están cortas y limpias.
Debes estar cómoda, una buena posición es estar en cuclillas o semisentada con unos cojines y  la espalda bien apoyada para aportar estabilidad, también puedes hacerlo sentada en el WC, debes ser tu quien decida cuál es la mejor postura, en la que te encuentras mas cómoda.
Es importante lubricar un poco los dedos, con aceite de Rosa Mosqueta, aceite de almendras o cualquiera de los diferentes preparados específicos para masaje perineal, que se han lanzado al mercado en los últimos años y que combinan en su composición diferentes aceites para mejorar la eficacia.
El masaje perineal lo puedes realizar tu misma o te lo puede realizar tu pareja, de manera que también él se identifique como parte fundamental en la preparación del parto.
Si te lo realizas tu misma lo mas cómodo es hacerlo con el dedo pulgar de una mano, si lo realiza tu pareja estará frente a ti, así que es mas fácil si lo realiza con los dedos índice y corazón de ambas manos.
No es necesario introducir los dedos por completo en la vagina, con introducir 2-3 cm es suficiente.
Primero haremos una ligera presión hacia abajo, hacia el ano, similar a la que realizará la cabeza de nuestro bebé durante el periodo expulsivo,aprovecha para aprender a relajar la zona, te será de gran ayuda durante el parto, en el periodo expulsivo.
Después haremos un movimiento de presión hacia los lados, si lo realizamos solas dibujaremos una U con nuestro pulgar de un lado a otro de las paredes de la vagina, si lo hace nuestro compañero los dedos índice y corazón de cada mano se moverán como uno solo, cada uno hacia una pared de la vagina, dibujando con cada mano la mitad de la U, la mano izquierda una L y la derecha una J.
Es importante masajear también la zona externa del periné, la zona que está entre el ano y la vagina. Al principio lo puedes hacer al terminar el masaje interno, cuando tengáis mas práctica seguramente, lo podréis hacer a la vez. El masaje de la zona externa del periné consiste en un masaje semicircular circular en la zona, que nos ayudará a relajarla e hidratarla.

Duración

Este tipo de masaje no se debe realizar antes de la semana 34 de gestación, ni si tienes amenaza de parto prematuro, placenta previa o cualquier otro motivo de riesgo en el embarazo, puesto que puede provocar contracciones, por ello antes de empezar a realizarlo habla con tu matrona, ella te dirá si lo puedes hacer y cuando empezar.
Es importante ser constante y realizar el masaje perineal a diario. Se recomienda hacerlo durante 4-5 minutos. Aunque yo te recomendaría empezar poco a poco. Seguramente notaras el periné rígido y las sensaciones, al principio, no serán especialmente placenteras y puede que, incluso sea molesto, provocando sensación de malestar o quemazón. Así que, al principio, lo haremos el tiempo que podamos aguantar, aumentando la duración poco a poco. Si somos constantes nos daremos cuenta de que cada vez es menos molesto y notamos el periné mas blando y flexible, entonces si que seremos capaces de realizarlo durante 4 o 5 minutos sin problemas.
Es posible que después del parto también lo tengas que realizar, para ayudar a la correcta cicatrización de desgarros o simplemente para ayudar a la correcta recuperación de la zona. Normalmente se empieza cuando se han caído los puntos( en caso de tenerlos), generalmente se realiza con el mismo producto con el que lo haremos antes del parto, en cualquier caso tu matrona te asesorará al respecto.
Recuerda realizar el masaje perineal no es imprescindible, pero si es muy importante y beneficioso, así que habla con tu pareja y anímale a que te ayude, se sentirá parte integrante de la preparación al parto, del embarazo y de la crianza.


2 comentarios

  1.   Macarena dijo

    Me encantan este tipo de artículos informativos: en concreto, la zona perineal ¡nos es tan desconocida! Poder verla, y darnos un masaje, es una forma estupenda de familiarizarnos con ella 🙂

    1.    Nati Garcia dijo

      Es verdad, la mayoría de nosotras desconocemos esa parte tan íntima e importante…Gracias por tu comentario Macarena!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *