¿Y si la solución al llanto del bebé hubiera sido cogerlo en brazos? (vídeo)

Seguro que habéis visto ese vídeo que hará cosa de una semana y media (quizás más) se hizo tan famoso. Lo tenéis más abajo pero se trata de un bebé que llora desconsolado (está solo sobre una superficie); he leído 2 interpretaciones principales, a saber: la madre está de viaje, y la madre ha salido a “hacer recados”. En cualquier caso es muy pequeño (3 meses), y frente a algunas opiniones en exceso benévolas (del tipo “¡ay que adorable!”) considero del todo innecesario que el padre grabe el llanto desconsolado a la par que explica su experiencia.

Lo considero innecesario, porque el coger a la criatura en brazos mientras es tan pequeña, resulta ser un acto instintivo, natural y que debiera ser normalizado. Coger en brazos es exterogestación, y se ha demostrado que tiene muchos beneficios. Estar en brazos de la madre o de la cuidadora / cuidador principal es relajante y restablece la respiración tras el llanto. Es una de las prácticas que a toda recién madre actual se la cuestiona, porque solemos estar rodeados de personas opinando sin ningún fundamento (y sin ganas de ayudar realmente); sin embargo, salvo los condicionantes físicos (a veces tenemos mucho dolor de espalda), no debería haber impedimentos para estar juntos y no coger a un bebé tan pequeño.

No es magia: es respuesta a una necesidad primaria.

De la misma forma que al alimentar al bebé cesa su hambre y su inquietud, al cogerlo en brazos, se posibilita un entorno amable que en parte recuerda a la vida intrauterina. Nuestra especie necesita 9 meses más “en contacto permanente” para completar el desarrollo dentro del útero, y el instinto maternal primitivo no se equivoca. Por contra, los convencionalismos sociales suelen estar sujetos a modas, por lo que no son fiables.

Los brazos suelen resolver ese llanto que no es posible atribuir a hambre, frío, incomodidad; y sí, los bebés se acostumbran a eso que les beneficia, ¿quién no lo haría? Además, al contrario de lo que se suele decir, estar en contacto permanente, no dificulta la autonomía personal. Si algo nos hace felices, ¿por qué negarlo?

Esto va de contacto físico y también de olor…

Igual parece que esté diciendo incongruencias, pero lo entenderéis en cuanto veáis el vídeo: como os he adelantado el bebé llora, supuestamente por la ausencia de la madre. Ante esa situación el padre preguntó a un amigo, y este le dijo algo así como “acércale una prenda de su mamá”. Al hacerlo, la criatura se aferra a ella y se calma, expresando su agrado. Y es que son perfectamente capaces de reconocer el olor a madre.

La reflexión que elaboré al ver el vídeo iba en el sentido de que quizás el papá tendría que haberlo cogido en brazos para consolarle. O igual lo hizo y sirvió de poco (aunque desde luego hubiera sido mejor que dejarle llorar). Conforme leía esta noticia, pensaba que ese padre está equivocado en ofrecer su experiencia como consejo principal, porque si bien no veo incorrecto acercar el olor de la madre (como en ocasiones se acercan al bebé objetos de transición): la primera recomendación válida de no estar mamá presente en ese momento, debería ser cogerlo, y mantenerlo junto a su cuerpo, tanto tiempo como necesite el niño.

Al fin y al cabo, podemos pensar que si ponemos en relieve las necesidades de unos y de otros, deberían pesar más las del pequeño, ¿no?


Categorías

El bebé, Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   María dijo

    El bebe del video es muy pequeñito y así da mucha penita dejarlo llorar…

    La verdad es que el tema de que los hijos pequeños lloren porque estraña a la mami o si que hay que dejarlos llorar para que se acostumbre es un tema muy personal de cada familia. En mi caso yo he decidido hacer lo que crea correcto en cada situación, porque no puedo hacerle caso a todo el que opine en el cuidado de mi hijos….

    1.    Macarena dijo

      Hola María, muchísimas gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que no sería adecuado escuchar las opiniones del entorno, porque lo que deben hacer quienes nos rodean es intentar entender lo dura que es la crianza.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *