¿Son normales las heces amarillas en los niños pequeños?

Heces de color amarillo en niños

El color de las heces es un importante indicador de buena o mala salud, tanto en adultos como en niños pequeños. Observar el color de las cacas de tus hijos, te permitirá observar si su alimentación es correcta, si su aparato digestivo funciona correctamente o si por el contrario, muestra evidencias de que algo no le está sentando bien. En el caso de los niños, las haces amarillas, tirando a mostaza, son generalmente indicador de buena salud.

La alimentación y los cambios en la introducción de los nuevos alimentos, son la causa más común de ese color amarillento o del cambio de color en las heces de los bebés y los niños pequeños. En el caso de los bebés, el color es debido a la alimentación exclusiva de leche, ya sea materna o de fórmula. Y es cuando comienza la alimentación complementaria cuando las heces van cambiando de color.

No obstante, un cambio repentino en el color de las heces puede ser la señal de que existe algún tipo de infección o cualquier otro problema que se deba tratar rápidamente. En adultos, las heces amarillas repentinas suelen estar causadas por un problema digestivo. No así en el caso de los niños, ya que lo más normal es que sus deposiciones tengan esa tonalidad, debido a su dieta.

¿Debo preocuparme por las heces amarillas?

Observar las heces de tu hijo es muy importante, ya que es la única manera de advertir si ocurre algún cambio repentino. Es normal que al cambiar la dieta se produzcan también cambios en su digestión, no solo en el color de las heces. También cambiará la textura o la frecuencia con la que el niño realice sus deposiciones. En los niños pequeños el color amarillo en las heces no es tan preocupante, si lo es si son de color negro, rojo o un amarillo muy pálido.

Las heces pueden cambiar de color por muchos motivos, y en ocasiones, por causas médicas de diversa gravedad. Por ello, es muy importante mantener un buen control de cómo funciona su cuerpo. De forma que, si observas que ese cambio de color perdura durante varios días y además aparecen otros síntomas, puedas acudir a la consulta del pediatra lo antes posible.

Estos son otros síntomas que debes vigilar:

  • Fiebre que no se puede asociar a otras causas, como un resfriado común.
  • Vómitos.
  • Heces con pus.
  • Dolor en el abdomen.
  • Dificultad para respirar.
  • Heces con sangre.
  • Si el niño no puede orinar.
  • Se produce un desvanecimiento o un desmayo.

No tengas miedo de observar las heces de tu hijo, ni asco o pudor. Conocer cómo elimina las sustancias de deshecho de su cuerpo, es la mejor manera de detectar diversos problemas de forma prematura. El tratamiento temprano en estos casos es fundamental.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.