Sonambulismo en niños

Sonambulismo en niños

El sonambulismo es un trastorno del sueño que ocurre en todas las edades, destacando principalmente en niños. Por regla general no son una causa de preocupación ya que ocurren ocasionalmente, pero cuando son muy recurrentes hay que llevar al niño a un especialista.

Hay que evaluar cuales son los motivos que pueden desencadenar este hecho. Aunque en muchas de las ocasiones no tiene motivos, muchas veces esconden ciertas inquietudes que el niño esté pasando y eso lo esté reflejando por las noches y afectando su calidad de sueño.

¿Qué es el sonambulismo en niños?

El sonambulismo se produce por la noche y no suele manifestarse en las siestas. Este trastorno implica en levantarse y caminar mientras el niño está dormido y suele ocurrir en niños más que en los adultos. Si estos episodios ocurren a una edad adulta existe la posibilidad de llegar a ser un trastorno del sueño.

¿Cómo se produce el sonambulismo?

Una persona que padece sonambulismo puede tener episodios continuos por la noche con levantamientos, hablar o caminar. Entre todos los factores que pueden manifestarse en un niño con sonambulismo algunos pueden llegar a ser extremos.

Se suele manifestar en niños entre 4 y 6 años ajustándose más en niños que en niñas. Generalmente suelen ser hechos puntuales cuando los niños están muy cansados, tienen falta de sueño o han tenido algún cuadro de ansiedad en los días anteriores.

Por lo general se levantan de la cama y caminan, o se sientan en el borde de la cama. Cuando observas a un niño sonámbulo pueden tener los ojos abiertos, la mirada perdida o los ojos llorosos. Los niños desorientados, hablan solos y si alguien entra en su conversación generalmente no responden a nada. No es bueno intentar despertar o asustar a una persona en este estado, ya que puede confundir el momento o asustarse. Los niños con estos episodios no suelen acordarse de lo que ha pasado y durante el día siguiente suelen presentar cansancio debido a sus alteraciones durante la noche.

Sonambulismo en niños

Cuándo puede llegar alarmante el sonambulismo

Puede llegar a ser preocupante el sonambulismo en niños cuando se levantan de la cama y van mucho más allá. Se ponen a hacer actividades como comer, hablar o vestirse u orinarse. Pueden llegar a ponerse en peligro si al caminar pueden acceder a lugares dónde puedan lesionarse, como el salto de una escalera o el acceso a una puerta de salida de la casa o una ventana.

El sonambulismo puede tener episodios esporádicos y por lo general suelen resolverse de forma natural. Si embargo cuando son reiterantes, se producen una o dos veces por semana o son recurrentes en la misma noche, entonces es un signo de preocupación.

Es preocupante si afecta a otros miembros de la casa con sus levantamientos, cuando se puede poner en peligro su actuación nocturna e incluso ese niño tiene mucha somnolencia por el día a causa de dormir mal. Además, si los episodios se continúan hasta la edad de la adolescencia entonces tiene que hacerse una consulta pediátrica.

¿Qué puede hacer el médico?

Sonambulismo en niños

El sonambulismo no tiene cura, pero el médico puede prescribir algún tipo de medicación para que duerma profundamente y se haga una reparación del sueño. Los niños pronosticados con este trastorno no tienen un factor concreto que les produzca este caso, aunque se suele asociar a niños muy cansados o con un alto nivel de ansiedad. Otros factores pueden ser de carácter hereditario, con antecedentes de sonambulismo en la familia.

Para poder entrar en un sueño beneficioso y poder evitar el sonambulismo hay que intentar que los niños se metan en la cama tranquilos, sin jugar a nada previamente que los excite, ni que haya demasiadas luces o ruidos.

Tampoco es bueno que cenen y tengan el estómago lleno o que hayan bebido muchos líquidos, pues antes deberían de pasar por el baño para vaciar la vejiga. Es importante que se tenga un sueño regular, con los mismos horarios de sueño y las mismas cantidades de horas dormidas. Y como última recomendación y muy básica es intentar proporcionar a los niños la oportunidad de cumplir un sueño en cantidad y calidad, siempre con horarios y con su cantidad de horas de sueño cumplidas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.