Sopas vegetales

sopa

Uno de los alimentos más importantes y esenciales que se le debe dar a un niño, son las verduras. Hay niños a los que no les agrada su sabor, pero se les puede dar de diferentes formas, la cuestión está en que se nutran de la riqueza que estas poseen.

En forma de caldo, es muy adecuado, incluso desde los 4 meses, ya está preparado para alimentarse con ellos. Muchas mamás lo sustituyen por el agua.

Para aquellos bebés a los que les cuesta cambiar de sabores cuando comienzan a comer alimentos sólidos, los caldos son un aporte de lo más nutritivo. Estos no tienen texturas y pasan más fácilmente por el paladar, el niño, puede asimilarlos mejor porque cambia de la leche al caldo sin apenas notar que es algo más sólido, es un cambio menos radical y que comenzará a degustar otros sabores, aprendiendo a diferenciar.

Al principio, es más recomendable comenzar con un solo vegetal, de esta forma, es totalmente suave. Poco a poco, se le irán incrementado (dos, tres…), probando así diferentes sabores. No se debe añadir sal.

Un buen caldo, es el compuesto por:

Dos zanahorias picadas

Una cebolla pequeña picada (la roja es más sabrosa)

Dos ramitas de perejil

Un litro de agua (tendrás para cuatro porciones)

Hierve todos los vegetales en una olla a fuego lento durante 45 minutos. Después cuela en el colador con una gasa para evitar los pequeños restos de vegetales. Si quieres que el caldo tenga más consistencia, puedes agregar harina de arroz. Cuando el bebé sea más grande, con los vegetales puedes hacer una papilla.

Mas información – ¡Te proponemos 3 cenas fáciles, ligeras y saludables!

Fuente – Todo papás


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *