Soy madre y me siento sola: estrategias de afrontamiento

madre sola triste (Copy)

“Soy madre y me siento sola”. ¿Has tenido alguna vez esta sensación? Si es así no debes asustarte ni pensar que estás a punto de caer en una depresión. Este sentimiento es más que común, en especial durante los primeros años de vida de nuestros hijos.

Sabemos de sobra que contamos con la ayuda de nuestra pareja, de nuestra familia, que el cuidado y la atención de nuestros hijos es tarea de todos, no obstante, la crianza en esas primeras etapas de vida de los niños recae casi en exclusiva en nosotras. Son momentos en que aparecen muchos pensamientos, dudas y sobre todo, sentimientos de soledad. En “Madres Hoy” queremos ofrecerte algunas estrategias de afrontamiento.

Razones por las que me siento sola

mujer sola en un columpio

Las razones por las que puedes sentirte sola son múltiples y no tienen un mismo origen. Ahora bien, cabe matizar desde un principio que no estamos hablando sólo de esa tristeza postparto que en ocasiones, puede derivar en una depresión. Hablamos en exclusiva de la sensación de “soledad” que una madre puede sentir en un momento dado.

Las causas, y a modo de ejemplo, podrían ser las siguientes.

  • Has dejado de trabajar, tus rutinas han cambiado y pasas muchas horas sola en casa atendiendo a tus niños. Eres feliz, amas a tus hijos, sin embargo “percibes que te falta algo”.
  • Cuentas con la ayuda y el apoyo de tu pareja, pero no te sientes del todo comprendida o apoyada, hay aspectos al respecto de la crianza de tu bebé en los que te sientes sola.
  • Es posible también que seas una madre joven. Es posible que tus amigas sigan con su vida de siempre, sus momentos de diversión, de estudio, de esa libertad que antes te caracterizaba y que ahora, de algún modo, ya no tienes. Percibes que mientras tú tienes unas nuevas responsabilidades (que te gustan y aceptas), otras personas parecen ya dejarte de lado.
  • En ocasiones también puede ocurrir que, por las razones que sean, afrontas la maternidad en soledad. Ya sea de forma voluntaria o no, este hecho hace que en ocasiones sientas ese incómodo vacío.

En todos estos aspectos queda claro siempre un aspecto: estamos bien, somos felices con nuestros hijos, no hay malestar ni crisis existencial. Lo único que ocurre es que nos sentimos solas, y es una sensación en ocasiones algo frustrante.

Qué hacer cada vez me sienta sola durante la crianza de mis hijos

mujer abrazando a su bebe

Evita las rutinas

¿Evitar las rutinas teniendo hijos? Parece casi imposible, puesto que como ya sabemos, y en especial durante los primeros meses de vida de un niño, se necesitan de rutinas y hábitos muy específicos para permitir el adecuado desarrollo del bebé.

La lactancia, las siestas…. Y esta situación no suele cambiar demasiado, puesto que aunque los niños sean más activos a  medida que crecen, las madres estamos más que obligadas a seguir las rutinas de nuestros niños. Es por ello, que al vernos sometidas a estos horarios estrictos que incluso hemos de compaginar con nuestro trabajo, acabamos sometidas a días que son exactamente igual los unos a los otros.

¿Qué podemos hacer? Toma nota de lo siguiente.

  • Compagina las obligaciones de los niños con tu pareja u otros familiares si te es posible.
  • Mentalízate de que cada día debe ser único y especial, y que para ello, debes hacer algo nuevo cada día para encontrar estímulos y pequeños placeres.
  • Sal a pasear con tu niño, permite que os de el sol, ve a una cafetería con el carrito, queda con tus amistades: socialízate.
  • Si te es posible, también puedes apuntarte a algún cursillo con tu bebé donde ambos podáis disfrutar de la experiencia: existen clases de natación para bebés, clases de yoga y relajación, estimulación temprana... Son sin duda actividades muy gratificantes.

equilibrio emocional en la pareja

Habla con alguien sobre  cómo te sientes

Si te sientes sola háblalo con tu pareja. Lo más probable es que exista un problema de base que hay que afrontar:

  • Puede que estés asumiendo muchas responsabilidades y veas que tu pareja no está al mismo nivel. No lo veas como algo negativo, en ocasiones, las madres tendemos a controlar muchos de los aspectos de la crianza en esos primeros años y sin querer, los padres quedan en un lugar secundario por indecisión.
  • Establece un diálogo adecuado con tu pareja. No esperes a que él intuya lo que te ocurre: es necesario establecer una adecuada comunicación afectiva donde todo quede expuesto. Si te callas lo que sientes, acumularás rencor y tristezas, y poco a poco la indefensión nos puede llevar a una depresión.

Eres madre y una mujer que debe seguir fomentando su crecimiento personal

Eres madre, tu prioridad son tus hijos y eso es algo que tienes claro. Ahora bien, no olvides que debes cuidar de tu crecimiento personal, ahí donde seguir cuidando de tu autoestima, alcanzando sueños y construyendo proyectos.

  • En ocasiones, muchas madres llegan a pensar que con el nacimiento de su hijo sus vidas profesionales han terminado, o al menos, se cierran ya muchas de esas puertas en las que había soñado.
  • No hay que llegar a estos extremos. Sabes que amas a tu hijo, y que lo harás todo por él, no obstante, ello no está reñido con seguir creciendo personal y profesionalmente.
  • Puede que la razón por la que te sientes sola es porque percibes que tu vida se ha detenido de algún modo. No caigas en este error y recuerda que si tú no eres feliz y no te sientes bien contigo mismo, es muy difícil que des felicidad a quienes te rodean.

Eres madre, has hecho de tus debilidades tus fortalezas y pocas cosas pueden detenerte. ¿La razón? La razón son y serán tus hijos, ellos por los que seguir avanzando, por los que seguir creciendo cada día para ser feliz con lo que eres, y hacerles felices a ellos.

  • El sentimiento de soledad es algo común en el ser humano, no es de tu exclusividad
  • Entiende que todas las madres han sentido esa sensación: la de verse solas con la responsabilidad de la crianza. Y más aún, todos nosotros, madres o no madres, hombres, mujeres, niños y ancianos, luchan cada día frente a esta sensación.
  • La soledad que nos abraza de vez en cuando no es más que un aviso, una advertencia de que hay algo de nuestras vidas que debemos afrontar.
  • En ocasiones basta con hacer un pequeño cambio: salir a pasear, cambiar tu rutina, hablar con otras madres y compartir esa experiencia. Te darás cuenta de que es algo normal, la esencia de la propia humanidad.

claves para educar a tu hijo en inteligencia emocional

No obstante, cuando te sientas sola también puedes coger a tus niños y hacer algo nuevo por ti y por ellos: pon música, salid a la terraza a tomar el sol, tomad un helado… El sol sale cada día y siempre nos da motivos para sonreír.


Escribe un comentario