El sueño en el bebé de 0 a 3 meses

sueño del bebé

Cualquier madre o padre reciente sabe que no es cierto que los bebés duermen toda la noche del tirón. Todo lo contrario, durante el sueño nocturno un bebé suele tener varios despertares.

Y cada vez que se despierta, necesita la presencia y el contacto de su madre para volver a conciliar el sueño.

A veces nos preocupamos porque nuestro bebé no duerme toda la noche o porque no se duerme solo. Incluso llegamos a creer que tiene algún problema de salud. Pero esto no es más que un mito. La realidad es que los bebés no duermen toda la noche, sino que tienen varios despertares. Y no necesitan que los enseñemos a dormir, saben hacerlo desde antes de nacer.

¿Cómo es el sueño del bebé menor de 3 meses?

El sueño es un proceso evolutivo, va ligado al desarrollo. En cada etapa de nuestras vidas dormimos de una forma característica. Un bebé no duerme como un adolescente ni como una persona de 70 años.

Existe el sueño prenatal. Un bebé duerme ya en el útero de su madre. En el octavo mes, el sueño del bebé tiene dos estadios: el sueño lento y el sueño activo que con el tiempo será el sueño REM. Ambos estadios se van alternando cuando el feto duerme.

sueño prenatal

Una vez nacido, el bebé continuará teniendo estas dos fases de sueño bien diferenciadas. El sueño lento asegura el descanso físico. Como la actividad física del bebé no es muy elevada, la proporción de sueño lento no será muy alta.

Lo será en cambio la proporción de fase REM. En esta fase REM se integran los aprendizajes vividos. Para un bebé, todo es nuevo, el día a día es un aprendizaje continuo. Necesita gran cantidad de fase REM para poder consolidar todo lo que va aprendiendo, para que su mente vaya madurando.

Cada episodio de fase REM dura 50 o 60 minutos, así que esa suele ser la duración de las siestas. O el tiempo transcurrido entre despertar y despertar.

El bebé, cuando pasa de una fase a otra del sueño, se despierta y es incapaz de volver a dormirse solo. Necesita la seguridad que le proporciona la presencia y el contacto de la madre o la persona que le cuida. Aunque nosotros sepamos que está en un entorno seguro, protegido de cualquier peligro, el bebé no es consciente de esto. Se despertará con frecuencia para mantener a la madre cerca.

Cuando se despierte el bebé, querrá mamar. Por la seguridad y la calma que le proporciona el pecho y porque lo alimenta. El estómago de un bebé es muy pequeño, así que necesita mamar con frecuencia para estar bien alimentado. Además, la succión frecuente asegura una producción de leche ajustada a las necesidades del bebé.

Compatibilizar este patrón de sueño con el día a día, con el trabajo, resulta complicado. No se puede rendir si no se descansa en condiciones.

El colecho seguro puede ser una opción. Al tener al bebé tan cerca, podemos percibir las primeras señales del despertar y ofrecerle consuelo y seguridad con rapidez. Si nos decimos por el colecho es necesario cumplir con las medidas de seguridad necesarias.

Durante el día podemos intentar descansar cuando el bebé duerme, priorizando nuestro descanso por encima de cualquier otra cosa. Nuestra salud nos lo agradecerá.


Un comentario

  1.   Nuria dijo

    Gracias por el precioso post, las fotos son increíbles, qué preciosidad, tanto las del papá y su bebé como las del peque en el útero materno. Es bueno leer y aprender todo lo que has escrito sobre el sueño de los más peques. gracias por la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *