Técnicas educativas para niños con conductas disruptivas

Cuando hablamos de conductas disruptivas hacemos referencia a uno o varios comportamientos de tipo antisocial que se dan en un niño o niña. O puede ser uno el iniciador, pero el grupo le sigue en su conducta, Con estas rupturas lo que se consigue es eso, se rompen las pautas y los valores aceptados socialmente. A veces estas conductas amenazan la armonía del grupo, a través de acciones de carácter hostil y provocadoras que incitan a la desorganización en las actividades colectivas.

A continuación te mostramos algunas herramientas educativas, que también puedes utilizar en casa para abordar esas conductas disruptivas, ya sean espontáneas o fijas de los niños.

Según el patrón, así será la técnica

Acoso escolar

No hay una única estrategia a la hora de abordar las conductas disruptivas en el aula. Es muy importante saber si es un comportamiento habitual del niño, o la niña, sólo lo manifiesta con determinados profesores o puede que nunca haya tenido este tipo de conductas y ahora las esté llevando a cabo. Para trabajar de una manera más eficaz el profesor o profesora debe hablar con la familia del niño o niña, y saber si también repite estas conductas en la casa o qué circunstancia puede haber sido el detonante.

Lo más común es que se lleve un registro diario de las conductas mostradas en clase por parte del alumno, o alumna, en el que además se anotan los antecedentes que han surgido en la familia. Esta es la manera más eficaz de trabajar con la persona y poder poner así en práctica las distintas líneas de actuación. Es interesante que estas actuaciones se vean reforzadas en la familia.

Hay casos en el que las conductas disruptivas son una consecuencia de un trastorno mayor de déficit de atención, por ejemplo, o bien de hiperactividad, bipolaridad, autismo, trastorno de personalidad antisocial u otros.

Cómo ayudar a niños con conducta disruptiva

Una de las primeras técnicas que se ponen sobre la mesa es trabajar las emociones y el control de impulsos. Gracias a esta técnica el niño aprende a detectar su comportamiento disruptivo y, es capaz de frenar el impulso por sí mismo. Puedes enseñarles técnicas de relajación que reducen la ansiedad.

Fomentar la empatía y el trabajo colaborativo. Podemos trabajar con todos los niños y niñas del aula haciendo ejercicios que fomenten la empatía. Una manera es potenciar trabajos colaborativo entre iguales. Cuando el niño, niña, con conducta disruptiva reconoce los estados de ánimo de los demás, esto le ayuda a identificar los suyos y mejorar sus habilidades sociales.

Un ejercicio muy interesante es asignar a estos niños tareas de responsabilidad, ya sea en el aula o en el propio centro educativo. Por último, pero no por ello poco importante, es crear un ambiente distendido y relajado dentro del aula. No podemos querer volver a una armonia, cuando esta no se ha dado. Los métodos más visuales, sobre todo entre los más pequeños, suelen servir para captar la atención y relajar el ambiente.

Coordinación con la familia ante las conductas disruptivas

A continuación, vamos a enumerar algunas de estas conductas disruptivas que se pueden dar en el aula o en casa. Son típicas las acciones para iniciar peleas. Descuidar el mobiliario, no llevar el material, llegar tarde, desobedecer las normas de atención y respeto, interrumpiendo con intención al maestro… en general podemos resumirlas en una actitud desafiante.

Si el profesor o tutor de tu hijo o hija te manifiesta que tu hijo tiene estas actitudes lo mejor es coordinarte con él o ella, para ayudar al niño a evitar estas conductas. No es el momento del castigo, porque generará más aversión al colegio o al tutor. Infórmate si en el centro hay apoyo psicológico o búscalo si lo ves necesario. 

El objetivo es tanto revertir la situación e integrar al alumno, alumna, para que pueda descubrir sus aptitudes y competencias fuertes y minimizar sus problemas de actitud en la clase. Así además conseguirá una autoestima más sana y desarrollará todas sus capacidades de aprendizaje.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.