Técnicas y juegos para aliviar los cólicos del lactante

Cólicos del lactante

Hace unos días vimos una forma sencilla de evitar los cólicos del lactante pero, aún siguiendo cada paso nos podremos encontrar con días mejores que otros. Afortunadamente desde que sigo la técnica que os comentaba para evitar los cólicos rara vez me he tenido que topar con ellos, sin embargo, ya sea porque estoy más cansada o porque el bebé hizo su toma con más ansia, a veces me ha tocado pasar una tarde luchando contra esos gasecillos que le atormentaban.

Cuando el bebé llora desconsoladamente por el dolor que le provocan los gases acumulados solemos perder la paciencia, no sabemos cómo ayudarle, etc. Hoy os cuento cómo podemos aliviarle con simples juegos y técnicas que le ayudarán a expulsarlos con facilidad.

¡Arriba las piernas!

Este juego le encanta a mi bebé, se trata simplemente de tumbarle boca arriba y levantarle las piernas hasta donde sea posible. Yo empecé a hacérselo a mi bebé con intención de que se viera los pies porque le llamaban mucho la atención, sin embargo, descubrí que de esa forma se presiona ligeramente la barriga y los gasecillos van saliendo por sí solos así que, cuando lo veo un poco molesto, empezamos a jugar. Él se ríe muchísimo, la molestia desaparece y podemos continuar el día sin llantos de dolor.

Golpecitos en la barriga

Esto es algo que le alivia mucho, lo vi en el video de un pediatra, lo probé y se convirtió en la técnica infalible con mi bebé. Se trata de ponerte en pie y coger al bebé en brazos pero boca abajo, de modo que una mano pasa entre sus brazos (él apoyará la cabeza en tu brazo) y la otra entre las piernas y, con la mano que pasa entre las piernas, le vamos dando toquecitos en la barriga. Deben ser suaves pero dinámicos.

 Masaje en el vientre

Es la técnica más clásica para aliviar los cólicos. Calentaremos un poco la habitación para que el bebé no esté incómodo y le daremos un masajito en el vientre con la ayuda de algún aceite hidratante. El masaje se hará en sentido de las agujas del reloj y debemos asegurarnos de que nuestras manos también tienen una temperatura agradable.

Más información – Cómo evitar los cólicos del lactante

Foto: Pablo Soldevila Lominchar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *