Ten cuidado cuándo subas fotos de los niños a las redes sociales ¿Sabes qué es el secuestro digital?

Secuestro digital de bebés

Imagina la siguiente escena: estás revisando los ‘me gusta’ en tu perfil de Instagram, sí en ese en el que publicas (casi) diariamente fotos de tu bebé. Te fijas en que las últimas imágenes que has subido están siendo valoradas positivamente por otro usuario; y una cosa lleva a la otra, ¿quién no curiosea en los perfiles de sus ‘amigos’ de Internet? Lo que va después te provoca un sentimiento de sorpresa, bueno no… te inquieta, quizás también te asuste un poco; en realidad llegas a sentir todas esas cosas cuando ves que esa persona tiene puestas las fotos de tu hijo / de tu hija, como si fueran propias. ¡Ah pero…! ¿no estaba todo inventado en cuanto a comportamientos aberrantes en red?, parece que no, ¡y lo que nos queda por ver!

La escena anterior no la he visto en una película de ficción, y tampoco la se soñado, mucho menos me la he inventado porque disfruto con estas cosas. Es totalmente real: la práctica se conoce como secuestro digital (secuestro virtual), en inglés ‘digital kidnapping’, y en Estados Unidos el número de casos cada vez es mayor. Siento mucho estar contándotelo, aborrezco que las personas estemos ‘perdiendo el norte’ y nos permitamos hacer un mal uso de fotos y contenidos ajenos, aunque por otra parte me veo obligada a conocerlo, por mi bien y el de los míos.

Para un padre sería horrible que a su hijo lo hubieran secuestrado, sin poderle proteger, y sin saber que le está ocurriendo; seguramente será una de las experiencias más angustiosas. ¿No sentiríamos algo parecido si secuestraran las fotos de los niños? Reconozco que jamás había leído sobre esto, ni sabía que la situación aún podía empeorar cuando las cuentas de los secuestradores se establecen específicamente a fin de animar a otros usuarios a participar en esta especie de juego de roles.

Se inventan identidades nuevas para los niños, se cuentan cosas sobre ellos (que pueden ser ficticias), y se comparten mediante hashtags como #babyrp (baby role playing), #adoptionrp, #orphanrp; una búsqueda rápida según estos criterios, te puede ofrecer más de 50.000 entradas. Suelen incluirse fotos de niños de corta edad y bebés, sin que sus papás verdaderos hayan dado permiso, ¡porque ni siquiera lo saben!

¿Pero por qué?

El comportamiento se me antoja tremendamente enfermizo, y más si sé que entre los participantes en esta especie de juego, se reparten roles: el que ofrece al bebé, el que quiere ser su adoptante (¡qué horror!); he leído que tales comportamientos no son ilegales, pero es un problema medir la importancia de las cosas en función de la legalidad, y no de la ética. ¿Además qué hay de la privacidad?, de esto os hablo más abajo cuando detalle las formas que tienes de evitar estos hechos.

Sin embargo, lo medios consultados, señalan que algunos participantes / jugadores pueden llegar a realizar fantasías sexuales utilizando estas fotos, que es justamente el temor que tendríamos si nos ocurriera. Y ahora, antes de irte corriendo a eliminar las fotos de tus niños en tus cuentas (5 o 10 minutos más no te suponen nada), lee a continuación.

Esto lo tenemos que parar

Internet nos ha cambiado la vida, y tenemos que pensar que para bien, pero sólo será así si actuamos con cautela respecto a nuestros propios contenidos, con respeto hacia los demás, y con la responsabilidad de poder actuar ante contenidos inapropiados. Lo sabrás, y si no te lo cuento yo: tienes la posibilidad de interactuar a través de los servicios que las plataformas (léase Redes Sociales) te posibilitan para controlar tu información personal.

Del material de un curso que he finalizado este verano, y relacionado con la gestión de riesgos TIC, os pego a continuación una frase que que llama a la reflexión:

La falta de privacidad en Internet es una realidad que ya está haciendo cambiar las vidas de todos, creando víctimas y teniendo consecuencias muy graves en personas que, sin saberlo, han hecho de su vida algo público. Así, los términos de ciudadanía y vida social han cambiado rápidamente en la era digital, observándose una tendencia hacia el uso de formas públicas como modalidad por defecto frente a una disminución del empleo de estrategias de comunicación privadas

Quédate con el final: estamos dejando de tener una ciudadanía y vida social privadas para convertirlas en públicas, ¿hemos sopesado antes el coste que ello pueda tener? Nos gusta mucho exponer la vida privada de nuestros hijos (como si fuera nuestra) y nos encanta tener 20 comentarios diciendo: ‘¡que guapa tu niña!’, ‘¡que bebé tan simpático!’… el ego nos atrapa y nos lleva dónde quiere. Por otra parte es natural querer hablar de ellos, pero no es lo mismo que se lo contaras a tu mejor amiga por teléfono, o a la vecina por el balcón, que soltarlo en tu muro (y no me exculpo). Como no es lo mismo contar para buscar consejo un problema de tu niña con sus compañeros de clase, que hacerlo con pelos y señales ¡y delante de 400 personas! Es para pensarlo.

Recomendaciones de seguridad

No publiques fotos de tus hijos y no hagas comentarios privados sobre ellos. Pero si esto te parece exagerado:

  • Configura BIEN las opciones de privacidad en tu perfil, y revisa esta configuración periódicamente.
  • Somos mayorcitos para que nos digan: ‘no agregues a nadie que no conozcas personalmente’, pero si que puedes tener referencias sobre los futuros contactos. El que comparte 19 amistades contigo, el que es amigo de la infancia, el que te ha recomendado tu hermano, el que pertenece a una asociación con la que quieras comentar por un tema concreto.
  • Piensa antes de publicar, piensa antes de compartir.
  • No olvides que una vez publiques una foto, no tienes ningún control sobre ella.
  • Si subes fotos, asegúrate de que nadie pudiera localizar a tu hijo en la vida real (¿qué datos tuyos forman parte del perfil? ¿utilizas la función de localización?).
  • Las imágenes – a poder ser – de baja resolución.
  • Nada de fotos de los niños desnudos.
  • Descárgate una aplicación que te permita insertar una marca de agua a las fotos, algo así como indicar que la foto la has hecho tú, que te pertenece. Esto puede desalentar a quien quiera apropiarse de la imagen, porque está tratada.
  • No compartas fotos ajenas sin permiso de los padres del niño.
  • ‘Siempre nos quedará el correo electrónico’, digo esto porque para compartir con familiares y amigos existe esa posibilidad si te he desanimado.
  • Asegúrate de que todo el mundo es quien dice ser en los grupos de mensajería instantánea (whatsapp) en los que participas y compartes fotos.

Ten cuidado cuando subas fotos de los niños a las redes sociales ¿Sabes lo que es el secuestro digital?

¿Y cuál es la respuesta de los responsables de las redes sociales en las que ‘roban’ fotos de bebés ajenos? En el caso de la mamá de Dallas Diana Patterson, Facebook le comunicó inicialmente que no se estaban infringiendo normas de la compañía, y además el contacto (de nombre ficticio Figueroa) la bloqueó cuando ella intentaba hacerle ver lo inapropiado de su acción. Sin embargo tras la publicación de la noticia por parte de los medios de información, la red social actuó, al fin y al cabo se re elaboran las medidas de seguridad con cierta frecuencia, ¿por qué no hacerlo con más énfasis cuándo se traba de niños?

Imagen– (la primera) umpcportal.com


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *