Tener hijos, ¿añade estrés a la pareja?

Es posible que tuvieras una relación maravillosa antes de casarte pero que una vez que tuviste hijos, la cosa cambió drásticamente. Los hijos unen o desunen, dependiendo de cómo enfoques la paternidad o la maternidad y del buen equipo que puedas formar con tu pareja en cuanto a crianza. Cuando a una pareja feliz le añades niños a la mezcla, todo se vuelve maravillosamente más estresante. Esto es universal aunque no todo el mundo lo admita.

El estrés de los niños

Son muchas las personas que admiten que sus hijos añaden una cantidad significativa de estrés en su relación de pareja, sobre todo cuando los niños son pequeños. Existen investigaciones que muestran que hay una disminución en la satisfacción de la relación después del nacimiento del primer hijo. Esta caída en la felicidad no desaparece hasta que los niños dejan el nido, y para entonces, muchas parejas se han divorciado o separado. Aquí hay algunos detalles más que merece la pena mencionar:

  • Los niños añaden estrés a una relación de pareja tanto si se está casado como si no se está en matrimonio. Ellos se convierten en parte de la relación.
  • Los hijos crean estrés para los padres como individuos, así como para la pareja como una unidad. Tal vez no sea sorprendente, las madres asumen la mayor parte del cuidado de los niños en la mayoría de las relaciones. Tampoco es sorprendente que este estrés golpee a las madres en particular bastante fuerte. La mayoría de las otras relaciones de las mujeres se deterioran hasta cierto punto a medida que su vínculo con sus hijos se fortalece.
  • El estrés de los niños es universal. No está aislado de ciertas clases sociales o incluso de países o regiones específicas del mundo.

Factores que crean estrés

Son muchos los factores que entran en juego en cuanto a los niños y al estrés. Sin embargo, ciertos factores de estrés que afectan a muchos padres son particularmente exigentes en una relación y en una persona. Los siguientes factores estresantes son particularmente desafiantes para cualquier pareja:

Menos tiempo juntos

Cuando las parejas tienen un hijo, a menudo se sorprenden por la cantidad de trabajo que se necesita para criar a un bebé, y los niños pequeños también requieren mucho esfuerzo y dedicación. Debido al cuidado intensivo requerido y al hecho de que cualquier tiempo que ocurra solo durante las horas de vigilia del bebé requiere prestarle atención, las parejas se encuentran naturalmente con menos tiempo para estar juntas, y generalmente con menos energía para dedicarse unas a otras cuando lo hacen.

Es necesario encontrar ese tiempo que parece perdido para cuidar el amor de una pareja. Obviamente, esto puede hacer mella en la conexión que sienten, ya que son menos libres para divertirse espontáneamente o disfrutar de días de ocio juntos, incluso los fines de semana.

Menos tiempo para uno mismo

Cuando los padres duermen muy poco y tienen poco tiempo para atender sus propias necesidades (como suele suceder con un nuevo bebé o un niño pequeño con muchas necesidades), pueden sentirse más estresados y que los días se vuelvan más difíciles y cansados, sobre todo, al final del día.

Cuando uno o ambos miembros de la pareja no están funcionando de la mejor manera posible, especialmente si esto dura una cantidad de tiempo prolongada, puede afectar la relación y a la autoestima de una persona.

Muchas demandas y mucho cansancio

Cuando un niño entra en una relación se deben dividir las responsabilidades en el cuidado, incluso si ambos están de acuerdo en que la mayor parte del trabajo debe recaer sobre un padre, mientras que el otro se enfoca más en ganar dinero.

Esto puede llevar a la sensación de que la pareja es más una sociedad funcional que una pareja romántica, ya que las parejas comienzan a sentirse más como compañeros de cuarto que como almas gemelas. Debido a estas demandas adicionales y la negociación que se necesita, existe una mayor probabilidad de conflicto. Esto puede hacer que las parejas se sientan confundidas en cuanto a los sentimientos que tienen hacia el otro.

Diferentes responsabilidades y diferentes expectativas

Además de todo lo mencionado, cuando las parejas tienen responsabilidades diferentes. Es posible que uno u otro se sientan resentidos si sienten que están trabajando más que el otro. Sin un marco de referencia para lo que la otra pareja hace, es más fácil para los nuevos padres sentir que deben manejar las cosas de manera diferente. Se pueden sentir frustrados como resultado.

Estrés añadido

Pero además de lo mencionado hasta aquí, puede haber tensiones particulares en la familia. Aunque no todos los factores mencionados o por mencionar afectarán a todas las familias por iguales, lo cierto es que estas circunstancias especiales pueden añadir estrés añadido.

  • Temperamentos encontrados entre la pareja o entre padres e hijos
  • Necesidades especiales en los hijos
  • Problemas de salud
  • Problemas económicos
  • Falta de apoyo social
  • Falta de apoyo práctico
  • Adversidades ante la vida como la pérdida de un empleo

No todo es tan malo como parece

En realidad este estrés de ser padre o madre no es malo. Llegará un momento en tu vida en que mirarás hacia atrás y te darás cuenta de lo bien que lo has hecho. De lo rápido que pasa el tiempo y que con lucha, todo se consigue. El esfuerzo de tener hijos merece la pena siempre, ellos serán el motivo de vuestra lucha. El resultado de vuestro amor y vuestra familia, podrá ser el proyecto más maravilloso que hayáis creado juntos. Los pros superan los contras con creces, ¿necesitas algunos ejemplos? Sigue leyendo:

  • Los niños mejoran el altruismo. Das a los demás sin esperar nada a cambio.
  • Te mejoran como persona. Te das cuenta de que quieres lo mejor por y para tus hijos en todo momento porque ellos son tu todo.
  • Reducen la probabilidad de un divorcio. Mientras que los nuevos padres pueden sentirse menos felices, también tienen menos probabilidades de divorciarse después de tener hijos. Esto puede deberse a que están más motivados para mantener su asociación juntos por el bien de sus hijos. El mayor compromiso puede ayudarlos a sobrellevar los desafíos que enfrentan y mantener su conexión hasta que regresen los tiempos más felices.
  • Vale la pena.  Aunque los desafíos pueden ser difíciles para una pareja, prácticamente todos los padres dicen que los sacrificios que hacen valen la pena. No podrían (o no quisieran) imaginar sus vidas sin sus hijos. Dicen que sus hijos les dan sentido a su vida… ¡Y esta es la verdad más grande que puedas leer hoy! Cuando las personas dan significado a sus vidas, son más felices… también en matrimonio.


Categorías

Varios

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.