Terapias asistidas con animales para niños

Terapia Asistidas por Animales

Hace años tuve la oportunidad de poder trabajar con niños que presentaban necesidades educativas especiales y cómo las Terapias Asistidas con Animales (TAA) les ayudaron enormemente para controlar mejor la postura en niños con problemas físicos y que trabajaban con caballos (hipoterapia) y a cómo a otros niños les ayudaban a superar sus miedos, en la terapia con perros (caninoterapia). Pero es todo un mundo el que existe en las terapias asistidas con animales y el gran poder terapéutico que tienen.

Desde que el hombre empezó a civilizarse, los seres humanos y los animales han compartido un gran vínculo emocional y a través de los siglos, esta unión ha sido una fuente de consuelo y alivio para aquellas personas que han sufrido algún dolor físico o emocional. Y es que la relación entre el animal y la persona tiene un gran poder curativo y de aprendizaje. Los animales pueden ser los mejores maestros si se les permite serlo.

Las terapias asistidas con animales

Existen evidencias donde se demuestran que las terapias asistidas con animales (se llaman asistidas porque es un profesional el que guía y organiza las terapias) ayuda a los niños que han sufrido abuso o abandono, a niños sometidos a quimioterapia o a otros tratamientos médicos complicados. Incluso son muchos adultos con secuelas emocionales los que también se benefician de este tipo de terapias.

Terapia Asistidas por Animales

Existen investigaciones y cada vez hay más profesionales que se dedican a las terapias asistidas con animales para poder ayudar a la salud de las personas y en éste caso, de los niños. La práctica continuada y un buen seguimiento de las terapias es esencial para mejorar el bienestar de los pequeños, recordando que los animales pueden ayudarnos en todos los aspectos de la vida.

En las Terapias Asistidas por Animales (TAA) se utilizan animales entrenados para mejorar el bienestar físico, emocional y social de una persona, en este caso de los niños. Estas terapias pueden mejorar la autoestima, la reducción  de la ansiedad y facilita la curación. El uso de las TAA se remonta a 1940 cuando un cabo del ejército llevó a su Yorkshire terrier a un hospital para animar a los soldados heridos. Hubo una respuesta tan positiva que el perro continuó ayudando a los soldados durante 12 años más.

Se distinguen las actividades asistidas por animales (tales como los proporcionados por los perros lazarillos para personas con discapacidad visual) de la terapia, en el que se hace hincapié en el apoyo psicológico y la curación física.

Condiciones donde la TAA puede ayudar en la salud

Existen investigaciones que demuestran que los animales tienen un efecto calmante en las personas y que reducen la presión arterial y la ansiedad. Los niños podrán trabajar las características sociales positivas y potenciar sus habilidades. Existen hospitales y residencias de personas mayores que utilizan programas de TAA para ayudar a reducir la depresión o la sensación de aislamiento, además ayudan a estimular la actividad mental gracias a la interacción con el animal.

Terapia Asistidas por Animales

Los animales no juzgan las deformidades, desfiguraciones, trastornos o cualquier otro tipo de problema que puedan tener las personas y los niños, ellos socializan igual sin importarles nada más que transmitir y recibir amor, ¡cuánto debemos aprender las personas de los maravillosos animales! Y es que los niños son grandes beneficiarios de las TAA pero cualquier persona con algún tipo de dolencia (o sin ella) pueden disfrutar de todos sus beneficios.

Las actividades en las Terapias Asistidas con Animales

Las actividades que se realizan en TAA proporcionan interacciones en entornos diferentes con el fin de mejorar la motivación, ayudar a las actividades educativas o simplemente para que los niños (y adultos) se diviertan y puedan mejorar su calidad de vida. Esto implican visitas ocasionales con el animal y seguir un programa concreto y específico llevado por el profesional.

A los niños generalmente les gustan mucho los animales, por lo que pueden expresarse mejor con ellos que con otros niños e incluso con otros adultos. Los perros y los gatos a menudo se utilizan para calmar a los niños que han sufrido algún trauma físico o mental, pero se escogerá la terapia con animales concreta dependiendo de los niños niños y de sus necesidades. Los niños que requieren unas necesidades especiales requerirán más atención individualizada y preparación para que las terapias puedan ser exitosas.

Terapia Asistidas por Animales

¿Qué hay que esperar?

Son muchas las clases de animales que se entrenan para poder utilizar en las TAA, desde perros y gatos hasta caballos e incluso delfines y cada uno de ellos puede aportar diferentes beneficios a los niños que pueden tener la suerte de trabajar con ellos. La terapia puede tener lugar en una escuela, en un hospital, en una biblioteca, en un recinto preparado para ello, dependerá de los profesionales el escoger un entorno adecuado donde el animal se encuentre a gusto y los niños puedan obtener todos sus beneficios.

Normalmente no hay preparación para realizar este tipo de terapia por parte de los niños, los animales ya están entrenados y preparados y los profesionales tienen un programa estudiado para conseguir buenos resultados dependiendo de las características que los niños necesitan trabajar. Los profesionales suelen llevar a los animales a los lugares donde se encuentran los niños, sobre todo cuando se trata de perros y gatos. Cuando son animales como los caballos o los delfines, suelen ser las familias quienes llevan a sus hijos a dónde se encuentran para poder trabajar e interactuar con ellos.
Terapia Asistidas por Animales

La seguridad es muy importante

La seguridad en el trabajo con animales es muy importante y por eso es necesario asegurarse de que el profesional tiene todos los preparativos necesarios para que su animal tenga la formación adecuada. El animal deberá estar al día de todas las vacunas y tener un buen estado de salud. Las terapias asistidas con animales siempre deberán ser realizadas por terapeutas certificados.

Terapia Asistidas por Animales

Otros aspectos que se deben considerar

  • Los niños con miedo a los animales deberán hacer un trabajo previo con el especialista para poder visitar al animal, conocerle, verle… así se podrá evaluar la relación e interacción y saber si es posible o no.
  • Si el niño tiene alergias graves al animal es probable que no se pueda realizar la TAA.
  • Si el niño tiene trastornos mentales graves se deberán controlar muy bien las actividades para poder garantizar la seguridad del niño y del animal.
  • Los niños que tienen enfermedades o que están hospitalizados deberán tener el visto bueno de su doctor antes de empezar una TAA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *