Tercer pezón en el bebé llamado Politelia

Tercer pezón en el bebé

El tercer pezón en el bebé, también se denomina Politelia o pezones supernumerarios. Es la aparición de un pezón extra, con su forma característica o con algún tipo de forma parecida que se diagnostica como tal. Esta aparición es una malformación congénita que es bastante recurrente entre los bebés que nacen o en personas cuando llegan su edad de adolescencia. Haremos un pequeño estudio de lo que representa y si puede llegar a ser dañino.

A simple vista se puede observar cómo es este tercer pezón. Tienen que aparecer como un pezón extra, pero lo curioso es que no tiene debajo nada de tejido glandular, ya que son totalmente superficiales. En el caso de que aparezca tejido glandular ya no se diagnosticará como Politelia, sino como Polimastia.

La Polimastia se puede presentar con tejido mamario por debajo del pezón. Se presenta siempre con su glándula mamaria, pero no en todos lo casos podemos observar que tenga un pezón.  Por lo tanto, no todos los pezones pueden tener glándula mamaria, ni todas las glándulas mamarias pueden tener pezones.

¿Dónde aparece el tercer pezón?

Este tercer pezón son anomalías congénitas que ya están presentes en los bebés recién nacidos. Aparecen en la parte central, entre los dos pezones, casi siempre sobre la zona inframamaria. Pero, también aparecen en zonas como las axilas y hasta en la zona de las ingles.

Según aparecen en el nacimiento son mucho más notorias a medida que se crece en edad, cada vez se hace más evidente la forma del pezón. Suele ser un caso que aparece mucho más en personas de raza negra y asiática y por lo que se ha observado, llegan a ser hereditarios.

Son pequeños bultitos con el color característico marrón de un pezón, otros son rosados, blanditos y que aparecen debajo del pecho. En los bebés se suelen manifestar con un color claro, más aplanados y con un tamaño entre 1 a 3 mm.

¿Cómo diagnosticar realmente un tercer pezón?

Los dermatólogos harán una valoración de este pezón con alguna ecografía, biopsia cutánea o con el dermatoscopio. En muchos de estos casos su aparición es una lesión benigna que no tiene mayor peligro a lo largo de su vida.

Tercer pezón en el bebé

Pero en otros casos, hay que hacer una valoración por si estuviera asociado a la zona mamaria, ya que tendría que vigilarse a lo largo de los años para que no estuviera asociado a ningún tipo de cáncer. Por lo tanto, se han de vigilar y observar que no exista inflamación, enrojecimiento, picor o que segregue ningún tipo de líquido.

¿Cuándo se presenta el tercer pezón?

El tercer pezón se desarrolla en la formación del embrión. Sobre la cuarta semana de gestación se forma dos líneas del ectodermo para comenzar a hacerse más gruesas (es la fase dónde se trabaja la formación de la piel)

Estas dos líneas se van consolidando, comenzando desde las axilas hacia el pecho, el estómago y llegando hasta la ingle. Con el paso de las semanas estas líneas se endurecen mucho más, hasta transformarse en crestas mamarias. Es aquí cuando ya se consolidan y desarrollan la forma de los pezones, y es entonces cuando se puede suceder un tercer pezón.


¿Es frecuente la Politelia o tercer pezón?

Es posible que conozcas a alguien que sufra de esta alteración. Pero se puede dar el caso de que haya gente que lo tenga y no lo cuente. Entre el 1 al 5% de la población padece de este hecho. Cuando un bebé nace y se le explora es cuando se descubre que tiene un tercer pezón.

Tercer pezón en el bebé

En este momento se suele preguntar a los padres si padecen de esta anomalía y muchos no se llegan a enterar de tal hecho hasta que no se les pregunta. Generalmente, suele ser un hecho hereditario. Muchas personas crecen pensando que es un lunar y en teoría se trata de un tercer pezón.

¿Qué se puede hacer con este tercer pezón? En teoría no se debe de hacer nada. Se apuntará en la historia clínica y se irá vigilando a lo largo de su vida. Pero, no sucede lo mismo cuando se trata de Polimastia y observaremos los motivos.

Politelia no es lo mismo que Polimastia

No hay que confundir dichos términos. Como ya hemos reseñado, la Polimastia tiene o no la presencia del pezón, y sí la glándula mamaria o tejido mamario.  A lo largo del crecimiento de la persona esta glándula mamaria puede sufrir alguna deformación e inflamación.

En estos casos existe la posibilidad de una extirpación de dicha la zona, ya que pueden desarrollarse complicaciones dermatológicas. Según va desarrollándose, puede interferir con las otras glándulas mamarias y es cuando se requiere de una extirpación.

A veces, la Politelia se desarrolla durante la adolescencia y es cuando se trata esta aparición, ya que comienza a causar molestias con el roce de la ropa. En muchos casos, tampoco hace falta la extirpación de esta glándula, ya que no ocasiona molestias y tan solo hay que hacer un seguimiento con ecografía.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.