Tics en los niños

Los tics nerviosos en los niños, no son síntomas que aparecen por sí, sin más. Estos tics, se deben a una cierta forma de liberar tensiones, por ello, suelen padecerlos niños más nerviosos e inquietos, pero así como aparecen, de pronto desparecen. Se puede ayudar a ello, distrayéndole o por voluntad de él mismo.

Estos movimientos son involuntarios y se repiten de forma continua pero en muy corta duración, por ello, no se controlan. Estos no molestan para nada al niño.

La edad en la que se muestran, es alrededor de los 5 años, pues en su desarrollo, se van enfrentado a problemas que no siempre saben controlar. Los niños, por naturaleza, son más inseguros que las niñas, de ahí que lo sufran más ellos que ellas.

Algunos de estos tics pueden ser los siguientes:

-parpadeos

-movimientos de las fosas nasales

-sacar la lengua y chasquearla

-movimiento de mandíbula

-crujir los nudillos

-levantar las cejas

-torcer la boca

-repetir palabras

-hacer sonar la nariz

-soplar

-ruidos con la boca

-gruñidos

-mover la cabeza

-encoger los hombros

Como ya hemos dicho, estos síntomas, son muestra de distensión, productos del estrés, ansiedad, cansancio… si los observamos, estos aumentan cuando están con personas conocidas y disminuyen cuando hay desconocidos, esto es debido a que al estar más relajados, buscan el desahogo a través de estos movimientos, por ello, igualmente desparecen durmiendo o haciendo actividades que necesitan concentración.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *