Conciliación real: tiempo de calidad, tiempo en cantidad

Abrazo

Cuando hablamos del tiempo de calidad, el debate suele centrarse en los niños. Tratamos de averiguar qué es mejor para ellos: estar mucho tiempo con sus padres o que el tiempo que pasen con éstos, sea un tiempo de dedicación plena, sin otras distracciones que absorban la atención, un tiempo donde el protagonsimo lo tenga el bebé o niño. La conclusión es que cuanto menor es el hijo, mayor es su necesidad de tiempo de calidad en cantidad compartido con sus padres.

Pocas veces en se habla de las madres y los padres, como si olvidásemos que también necesitan y quieren tiempo para poder atender a sus hijos. Necesitan una conciliación real y efectiva entre su familia y su vida laboral.

El dicho popular afirma que tener un hijo te cambia la vida, toda excepto la laboral, me atrevería a añadir. Se habla mucho de la conciliación entre familia y trabajo pero la realidad es que las condiciones laborales no cambian lo suficiente tras la maternidad y la paternidad.

Padre trabajando

Los permisos cortos interfieren en la crianza

Los permisos son demasiado breves, en el caso del permiso maternal ni siquiera llega a cubrir los 6 meses de lactancia materna exclusiva que recomienda la OMS. De hecho, una de las razones por las que se abandona la lactancia materna es por la re-incorporación de la mujer a su puesto de trabajo. Con apoyo e información se puede continuar, pero para muchas mujeres resulta demasiado complicado y optan por el destete. Las excedencias y reducciones de jornada son otras de las medidas para conciliar pero afectan negativamente a la economía familiar. Por no entrar en que actualmente, la gran mayoría de mujeres nos vemos obligadas a elegir entre la vida familiar o la carrera profesional.

Se espera que todo siga igual, que cumplamos con el trabajo como antes de tener hijos. No se tiene en cuenta que compatibilizar trabajo y crianza es una tarea titánica, estresante y que este estrés, junto con el cansancio repercuten en el desarrollo de los hijos, en la relación de estos con los padres y en la salud de niños y adultos.

Una madre o un padre cansado tras una jornada laboral difícilmente puede centrarse en atender las necesidades de su bebé o niño. Un padre o una madre que no duerme bien por las noches porque tiene un bebé con despertares frecuentes ¿está en condiciones de rendir en el trabajo al cien por cien?.

El bebé, la parte más vulnerable, no tiene capacidad para comprender que su madre o su padre están cansados y sigue necesitando atención plena. En semejantes condiciones, llegan los desencuentros, el agotamiento, la desesperación…

Dificultades para atender a los bebés

Pese a que resulte duro asumirlo, es evidente que esta poca adaptación del mercado laboral a la vida familiar afecta de forma negativa a la salud presente y futura de niños y adultos.

Hay estudios que demuestran que los niños se desarrollan mejor si sus madres no trabajan a tiempo completo durante el primer año (Waldofogel 2006) ya que para su desarrollo es preferible tener interacción con una sola persona (Lewis y Campbell 2007). Otros demuestran que la implicación del padre en los primeros años de vida es sumamente importante para el bienestar emocional, cognitivo y social ulterior de los hijos (Lamb 2004, O’Brien 2007).

No se trata de culpabilizar, sino de tomar consciencia del problema que representa que el mercado laboral ignore los grandes cambios que conlleva convertirse en madre y en padre y de exigir a nuestros gobernantes acciones que favorezcan la conciliación real la vida familiar y con ello, la salud.


Categorías

Familia

Rosana Gadea

Soy curiosa, inquieta e inconformista, lo que hace que me cuestione casi continuamente el mundo que nos rodea, en especial, lo relacionado con la... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   María Eugenia Jordá Mira dijo

    Genial article, Rosana. Em pilla ja algo fora de joc, però l’empatia em fa sentir-me en la pell de qui està ara tractant de fer compatibles ambdós importants facetes: la maternal i la laboral. Enhorabona!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *