¿Tiene algún beneficio para la salud comerse la placenta después de dar a luz?

¿Tiene algún beneficio para la salud comerse la placenta después de dar a luz?

Desconocía por completo esto de la placentofagia, o práctica de consumir placentas después del parto. El caso es que después de dar a luz, muchas mujeres optan por consumir su placenta porque, al parecer, consumirla tiene múltiples beneficios para la salud.

Sin embargo, una nueva revisión de estudios de investigación de consumo de  placenta no ha podido descubrir ninguna evidencia científica que justifique estos beneficios, ni tampoco de que esta práctica esté libre de riesgo. Te lo cuento a continuación.

El estudio hizo una revisión de 10 estudios de investigación publicados sobre placentofagia. Cuatro de ellos fueron estudios humanos y seis fueron estudios hechos con animales que se consideraron relevantes para la práctica humana. Los resultados han sido publicados en la revista Archives of Women’s Mental Health 

Durante el embarazo, la placenta se desarrolla dentro del útero para proporcionar oxígeno y nutrientes para el bebé y para eliminar los productos de desecho de su sangre.

Estas plancetas pueden ser consumidos crudas, cocidos o en forma de cápsulas. Algunos defensores de la salud afirman que placentofagia puede ayudar a prevenir la depresión postparto, aliviar el dolor, ayudar a la lactancia, mejorar la unión materna y proporcionar otros beneficios para la salud debido a la retención de órganos hormonas saludables y nutrientes.

Casi todos los mamíferos no humanos que producen placentas también se las comen después de dar a luz. Sin embargo, los primeros informes de  mujeres humanas que comen sus placentas no aparecieron hasta la década de 1970, en América del Norte.

Los beneficios para la salud de placentofagia han sido promovidas por defensores de la salud y en los medios de comunicación en los últimos años, y parece que se está poniendo de moda, pero ¿qué pruebas hay de estos beneficios?

 

Los riesgos potenciales para la madre y el bebé son actualmente desconocidos

Sólo un pequeño número de estudios fueron identificados por los investigadores como adecuadas para su estudio. Los investigadores encontraron que en los estudios en humanos, los resultados  sobre los efectos de placentofagia en la contracción uterina, el estrógeno ciclo y la lactancia no fueron concluyentes.

Los resultados de los estudios con animales en apoyo de la reducción del dolor, seleccionados en función de su relevancia para la práctica humana, sin embargo, tuvieron que ser probados en participantes humanos para confirmar los beneficios que se sujerían.

Además, los investigadores no pudieron encontrar estudios que evaluaran los riesgos potenciales de la  placentofagia, ya sea para las madres o para sus bebés si son amamantados. Esta falta de información es de particular interés.

 

Aunque en esta revisión sólo se evaluaron los resultados de un pequeño número de estudios, las conclusiones que se extraen suponen un motivo de reflexión. Se requiere más investigación, y los investigadores ahora están recogiendo más datos.

Una nota más

Si tienes curiosidad, podrás encontrar en Internet todo tipo de platos preparado con placenta: batido de placenta, placenta con brécol, placenta picante…

Disculpadme si no las comparto, pero mi estómago hoy no da para más.


Categorías

Salud, Varios

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *