¿Tienes que preocuparte por tu hijo de 13 años?

A los 13 años los adolescentes tienen habitualmente sus propias cuentas en redes sociales y pueden comunicarse con ellos en privado. Para algunos adolescentes, esto proporciona una sensación de alivio, ya que a menudo hablan con sus amigos de una manera ligeramente diferente a la de sus padres.

Para otros niños de 13 años, la comunicación electrónica significa una presión adicional. Pueden sentirse obligados a participar en las conversaciones para ser aceptados por sus compañeros o pueden sentirse como si sus amigos se estuvieran divirtiendo más que cuando ven imágenes de los medios sociales. Esto puede ser una preocupación para los padres, siempre que se vean cambios en los comportamientos de los hijos, que entonces habrían que tomar medidas.

Cuándo preocuparse

Si bien todos los niños se desarrollan a ritmos ligeramente diferentes, es importante vigilar el progreso de tu hijo. Algunos problemas emocionales o problemas de salud mental pueden surgir en los primeros años de la adolescencia y es importante que busque ayuda profesional si ves alguna señal de alerta.

Si tu hijo de 13 años se niega a ducharse o tiene problemas de higiene, podría ser motivo de preocupación. A esta edad, los adolescentes deberían poder cuidar sus cuerpos sin muchas indicaciones. Si tu hijo presenta dificultades académicas, también podría ser motivo de preocupación. A veces, las discapacidades de aprendizaje o el TDAH no se manifiestan hasta la adolescencia. Habla con los maestros de tu hijo o habla el problema con el pediatra para que te resuelva tus dudas o te ayude en el proceso a seguir.

Los años de la adolescencia pueden ser como una montaña rusa, tanto para tu como para tu adolescente. Pero si estableces las bases ahora, al darle a tu adolescente las habilidades que necesitas para tomar buenas decisiones, los años de la adolescencia no tienen que ser tumultuosos.

Cuando tu hijo adolescente comete errores, puedes considerarlo como una oportunidad para ayudarte a mejorar sus habilidades. Si repetidamente cometes los mismos errores, o si tienes problemas específicos, será necesario buscar ayuda profesional.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.