Tiroides en el embarazo, como cambia en 9 meses

tiroides y embarazo

Los problemas de tiroides son los más frecuentes en mujeres embarazadas después de la diabetes.

El seguimiento periódico de la funcionalidad de esta glándula es fundamental durante los nueve meses de espera, para evitar consecuencias y riesgos para la madre y el niño.

Marta se encuentra en la semana 23 de embarazo, mientras que Elena está a punto de realizar un curso de Procreación Médicamente Asistida (MAP). Ambos están en la misma clínica para hacerse análisis de sangre y hacerse un chequeo de tiroides. Entonces comienzan a hacerse preguntas: ¿por qué es importante evaluar la función tiroidea durante el embarazo? ¿Cómo tratar y prevenir el mal funcionamiento de esta glándula y así prevenir cualquier problema durante el embarazo?.

 Las adaptaciones continuas del cuerpo de la mujer están presentes a lo largo de los nueve meses de espera, y también pueden ocurrir cambios en la glándula tiroides durante este período. Como veremos en este artículo, el correcto funcionamiento de esta glándula es fundamental para el bienestar de la mujer y sobre todo para el sano crecimiento del bebé en el útero. Así que veamos a qué prestar atención.

¿Cómo cambia la tiroides durante el embarazo?

La tiroides es una glándula endocrina ubicada en la parte anterior del cuello; se define como endocrina porque produce hormonas que circulan por el organismo y realizan diversas funciones; las principales son la T4 (tiroxina) y la T3 (triyodotironina), que se liberan a la sangre por acción de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) producida por la glándula pituitaria (la glándula endocrina más importante del cuerpo humano).

Como se mencionó, la tiroides también puede sufrir cambios fisiológicos durante todo el período de embarazo, debido precisamente a las modificaciones típicas de la gestación. Entre estos, el aumento de volumen de la propia tiroides, el aumento de la producción de hormonas tiroideas y la disminución directa de la producción de TSH, que se producen en gran medida durante las primeras etapas del embarazo y se deben principalmente a los altos niveles de Beta hCG. (la llamada “hormona del embarazo”, en este artículo te explicamos qué es).

Problemas de tiroides en el embarazo

Los problemas con la función tiroidea son los más frecuentes en mujeres embarazadas después de la diabetes.
Las principales disfunciones de la tiroides durante el embarazo son el hipotiroidismo, es decir, la reducción de las hormonas tiroideas, y el hipertiroidismo, es decir, la liberación excesiva de hormonas tiroideas, y en ambos casos es recomendable evaluar cualquier síntoma atribuible a las dos patologías: las mujeres con hipotiroidismo informan fatiga, aumento excesivo de peso e intolerancia al frío, así como signos visibles como piel seca, cara hinchada y bradicardia (frecuencia cardíaca lenta). En cambio, el hipertiroidismo puede provocar palpitaciones, sudoración excesiva e intolerancia al calor, asociado con taquicardia.(frecuencia cardíaca alta). En ausencia de síntomas, sigue siendo necesario comprobar los valores sanguíneos a través de una venopunción.

¿Las disfunciones tiroideas son peligrosas para la madre y el feto? Ambas disfunciones pueden dar lugar a disfunciones del organismo materno y, por tanto, también del organismo feto-neonatal, con posibles consecuencias negativas sobre el propio embarazo si no se tratan adecuadamente. Entre los principales, durante el embarazo encontramos el riesgo de aborto espontáneo y parto prematuro, hipertensión arterial y preeclampsia, mientras que posteriormente, sin embargo, la hemorragia posparto y el bajo peso al nacer del recién nacido.

El peligro de la disfunción tiroidea nunca se elimina, pero con evaluaciones médicas, análisis de sangre y terapias adecuadas, se reducen las posibles consecuencias y riesgos.

Cómo prevenir y tratar la disfunción tiroidea en el embarazo

Para diagnosticar cualquier disfunción tiroidea es recomendable realizar una anamnesis adecuada al inicio del embarazo -mejor aún en el período previo a la concepción, como en el caso de Elena- y continuarla durante los nueve meses, asociándola a una exploración de control (como en el caso de Carola).

¿Cómo curar los problemas de tiroides en el embarazo? Todas las disfunciones tiroideas tienen un tratamiento farmacológico específico, en función de los síntomas y valores sanguíneos. La terapia la decide el médico o especialista, mediante la prescripción de medicamentos compatibles con el estado de gestación. 

¿Se òdría llegar a prevenir?

Pero, ¿es posible prevenir la disfunción tiroidea en el embarazo? Como ya se mencionó, la prevención se lleva a cabo desde el período previo a la concepción y durante las primeras semanas de embarazo a través de una cuidadosa anamnesis. Luego continúa durante los nueve meses completos de espera a través de una ingesta correcta de yodo, un micronutriente que constituye la estructura química de las hormonas tiroideas. El aumento de la producción de T3 y T4, y el hecho de que también aumenta el trabajo de los riñones para eliminar estas hormonas, aumenta la necesidad de yodo durante el embarazo, precisamente para que exista un correcto equilibrio de las hormonas tiroideas circulantes en la sangre. 

Pero, ¿cómo tomar yodo? ¿En qué alimentos se encuentra esta sustancia? El yodo se puede obtener a través de una dieta variada. De hecho, se encuentra en huevos y leche, mariscos y pescados marinos y, finalmente, en menor cantidad en carnes, frutas y verduras. En la mujer embarazada, el requerimiento de yodo aumenta en unos 250 microgramos por día, para asegurar el correcto crecimiento del bebé en el útero. Por ello, es recomendable que las mujeres sanas aumenten la ingesta de la sustancia a través de la sal yodada, siempre como parte de una dieta variada y equilibrada.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.