Todo lo que debes saber sobre el factor Rh y la incompatibilidad de sangre

Un ser humano adulto tiene en su cuerpo entre 4 y 6 litros de sangre, un elemento esencial para la supervivencia que circula por el cuerpo a través de los vasos sanguíneos. La función de la sangre es fundamental para el organismo, transportar el oxígeno a los órganos y a los tejidos y defender al organismo de infecciones y virus.

Cada persona posee en las células de su sangre diferentes moléculas, y es a raíz de éstas que se forman los 4 grupos sanguíneos. Estas moléculas llamadas antígenos dan lugar a los 4 grupos que son de tipo A, B, O y AB. Pero además, existen muchas personas que poseen en su sangre un elemento más, una proteína que forma parte de los glóbulos rojos. Y de ahí nace el factor Rh, las personas que poseen esta proteína serán Rh positivo y las que no la tienen, Rh negativo.

Aun a día de hoy no se sabe a ciencia cierta por que existen esas diferencias en cuanto al tipo de sangre, pero existe una teoría muy curiosa que lo relaciona con la evolución. A través de las diferentes etapas del ser humano en la prehistoria, la sangre tuvo que adaptarse a las diferentes condiciones de vida, mutando y recibiendo los diferentes antígenos que forman los grupos sanguíneos.

En qué consiste la incompatibilidad de la sangre

Conocer cuál es tu grupo sanguíneo es muy importante, conocer el de tu pareja también lo es y quizá nunca lo hayas pensado. Es lógico que nunca hayas pensado en esta cuestión, puesto que existe demasiada desinformación al respecto. Cuando necesitas una transfusión de sangre, es necesario saber cuál es tu grupo sanguíneo para que tu cuerpo no la rechace.

Aproximadamente el 85% de la población mundial posee la proteína que da lugar al factor Rh, es decir, su sangre tiene es Rh positivo. Por el contrario, las personas que no lo tienen son Rh negativo. El factor Rh es el que determina la incompatibilidad entre los distintos grupos de sangre.

Recibir una sangre incompatible con la tuya puede provocarte diferentes complicaciones y problemas de salud. Pero esta no es la única incompatibilidad sanguínea que puede producirse. Un bebé concebido por dos personas que son incompatibles por su factor Rh, puede sufrir también graves problemas de salud.

Cómo afecta la incompatibilidad de la sangre en el embarazo

Un bebé recibe a la hora de su concepción una serie de elementos que forman su herencia genética. La sangre es uno de ellos, por lo que el bebé puede heredar el grupo sanguíneo de cualquiera de los padres. También es posible que se forme una combinación de los dos y además heredará el factor Rh.

El factor Rh positivo es dominante frente al negativo, de forma que, si la madre tiene Rh negativo y el padre Rh positivo, el bebé será Rh positivo heredado de su padre. Y aquí es donde nace la posible incompatibilidad entre la sangre de la madre y la del bebé.

El sistema inmune de la madre reconoce un elemento extraño que es el Rh positivo del bebé, lo que hace es formar anticuerpos para luchar contra esa proteína que no reconoce, de igual manera que haría frente a un virus o una bacteria. Durante el embarazo, estos anticuerpos pueden llegar a atravesar la placenta para atacar los glóbulos rojos que contienen la proteína “extraña”.

Las consecuencias para el bebé son devastadoras:

  • Hemofilia: es una enfermedad hereditaria que afecta a la coagulación de la sangre.
  • Enfermedad hemolítica del recién nacido (EHRN): una grave enfermedad que afecta al desarrollo del bebé.
  • Anemia, entre otros graves problemas de salud.

¿Cuándo afecta la incompatibilidad Rh?

El cuerpo de la madre no posee los anticuerpos, hasta que no entra en contacto con la sangre que posee la proteína del Rh. Por lo que generalmente este problema no afecta durante el primer embarazo, no obstante existe la posibilidad de contacto mediante algunos sucesos como:

  • Abortos ocurridos con anterioridad
  • A través de una transfusión de sangre
  • Mediante el procedimiento del examen prenatal llamado amniocentesis

Durante el parto es cuando existe mayor probabilidad de que la sangre de la madre y del bebé entren en contacto. De esta forma, el cuerpo de la madre crea los anticuerpos que quedan en espera de un futuro ataque.

Hoy en día existen diferentes tratamientos para solucionar este problema, no obstante, conocer el grupo sanguíneo de ambos padres es un procedimiento muy sencillo. Conocerlo con antelación puede evitar futuros problemas de concepción y de salud en el futuro bebé.


Categorías

Embarazo, Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.