Todo lo que necesitas saber para poner la crema de protección solar

Niña bebé caminando por la orilla de la playa.

Los dermatólogos suelen decir antes de que una persona cumpla la mayoría de edad, le habrán llegado casi la mitad de radiaciones ultravioletas que recibirá a lo largo de su vida, sabemos además que la piel tiene memoria y puede reaccionar años después de haberse lesionado con quemaduras solares. En este post os explicaremos cómo proteger a vuestras hijas e hijos de las radiaciones ultra violeta del sol, haciendo especial énfasis en las cremas con filtro solar, sin descuidar otras medidas a adoptar.

De hecho, es más importante la forma de aplicar el protector solar, y la frecuencia con la que lo usamos, que el factor de protección. Y esto toma relevancia en verano, ya que el buen tiempo nos saca a las calles, y lógicamente la exposición a los rayos del sol es mayor. Una de las tareas centrales de las madres y los padres en esta época, es cuidar al máximo la piel de los peques, porque aunque la luz del sol es la principal fuente de vitamina D de que disponemos, no podemos subestimar el riesgo de los cánceres de piel.

Niños jugando en la playa

La piel de los bebés y niños y la necesidad de protección.

La piel de tus hijos tiene una capa exterior muy fina (en comparación con la tuya), y esa es una de las razones por las que debes escoger una crema específica para niños, que tendrá menos perfumes y más filtros físicos (por ejemplo óxido de titanio). Las cremas infantiles además son espesas, y están preparadas para resistir al agua. Otra característica diferenciadora de las pieles en los primeros años de la vida es que producen menos melanina, así que la exposición a los rayos del sol es mayor, y en consecuencia, requieren un filtro de protección de alto a muy alto.

Un dato a tener en cuenta es que conviene escoger una crema foto protectora de alto espectro, lo cual significa que actuará frente a los rayos UVA y los UVB: esto debe estar indicado claramente en el envase. Por otra parte, seguro que habrás leído sobre los filtros biológicos (frente a los químicos, que son los más habituales, aunque incorporen algunos ingredientes físicos), pues bien, aún son poco conocidos , pero ya hay especialistas asegurando su generalización en un futuro no muy lejano. La ventaja de estas cremas es doble: evitar componentes químicos y capacidad para reparar el ADN de la piel.

Los bebés no deberían exponerse directamente a los rayos del sol.

Ten en cuenta que su piel es muy inmadura y no tiene capacidad para defenderse, además las cremas solares, aún seguras, podrían irritarles. Siempre se da esta recomendación a familias con bebés de menos de 6 meses, aunque no les debería dar el sol, pueden disfrutar del aire libre con los paseos. Y en ningún caso, bebés y niños deberían salir a la calle (con exposición al sol) en las horas centrales del día (aproximadamente 10 a 17 horas). Ni siquiera para pasear: una cosa es que te los lleves a una sesión de cine matinal, a un taller, al centro comercial, a comer a un restaurante, y otra es que te pongas a caminar con ellos bajo el sol, sin ningún motivo que lo justifique.
Pala enterrada en la playa de la arena

10 consejos básicos para proteger a los niños de los rayos solares.

  1. Es mejor que la exposición sea gradual: lo cual significa que los primeros días en el apartamento de la playa, no os deberíais exceder.
  2. Evitación de las horas centrales del día.
  3. Usa gorro con visera (hay unos con protege cuellos que van muy bien para niños pequeños), ropa con filtro solar, gafas homologadas de sol.
  4. Imprescindible la crema foto protectora: generlmente de factor 50 (muy alto), y como mínimo de factor 30; la crema que esté formulada especialmente para niños.
  5. Salir a la calle sin colonia, porque a veces reacciona al sol.
  6. Hay medicamentos fotosensibles que conviene conocer, y si tu hijo toma cualquier medicina, consulta con el Pediatra para que te de más información sobre ella; el consejo incluye las pomadas.
  7. Mantén convienientemente hidratados a los peques: agua y fruta fresca.
  8. Los paseos siempre muy pronto por la mañana, o ya por la tarde, a partir de las 6. Busca zonas cubiertas o arboladas para juegos al aire libre.
  9. A la playa lleva siempre una o dos sombrillas, y si tienen filtro solar, mejor.
  10. En la piscina sitúate debajo de toldos o árboles que den sombra.

¿Cómo pones la crema solar?

Idealmente se debería aplicar unos 30 minutos antes de ponerse al sol, o sea como mínimo antes de salir de casa; no olvides que aunque tu hijo sea de piel morena existe el riesgo de quemadura solar. El producto cubrirá toda la superficie de la piel (incluyendo orejas, cara, cuello, empiene, manos, hombros) y será grasa (recuerda que las que incorporan filtros físicos suelen tener esta característica). La aplicación de la crema se renueva cada 2 horas, y asegúrate de que sea resistente al agua, porque de lo contrario se pondría cada vez que salen de bañarse.

En los días nublados también usaremos la crema, porque las nubes no impiden el paso de los rayos UV.

Esperamos que estos consejos te sean de ayuda. Cuida de tus hijos, cuida de su piel.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *