Tos nocturna en niños: cómo calmarla

Tos nocturna en niños

Cuando los niños tienen tos nocturna se encuentran mal, no pueden dormir, ni descansar y en consecuencia, toda la familia lo pasa mal. La tos está causada por diferentes motivos, aunque en general se trata de un mecanismo de defensa del organismo. En la mayoría de los casos la tos nocturna en niños proviene de una infección de las vías respiratorias altas, cuando tienen un catarro común.

El catarro provoca congestión y mucha producción de mucosidad, por lo que el niño no puede respirar bien y se produce la tos. Y, como ya adelantaba, esa tos se produce como mecanismo de defensa del organismo que la provoca para que el moco se mueva y salga del cuerpo, expulsando además el virus que provoca el resfriado. Para calmar la tos nocturna en niños y mejorar así su descanso, puedes seguir los siguientes consejos.

Cómo calmar la tos nocturna

Al llegar la noche se intensifica la tos, porque al estar en posición horizontal la mucosidad se acumula en las vías respiratorias y aparece la tos. Durante el día el niño está en vertical y eso favorece el movimiento y la expulsión del moco. Por ello, es por la noche cuando la tos se intensifica y provoca que el niño no pueda dormir, ni descansar como necesita.

Cuando la tos está producida por un catarro, se pueden utilizar diferentes remedios caseros para mejorarla. Aunque no se trata de eliminarla por completo, ya que como hemos visto, se trata de una defensa natural del cuerpo y es importante dejar que siga su curso. Pero, para dejar que el niño descanse y mejorar así su catarro, puedes usar estos remedios caseros.

  • Límpiale las vías nasales antes de dormir, un buen lavado con suero para que se acueste con la nariz lo más vacía posible.
  • Coloca otra almohada para que el niño esté bien incorporado, cuanto más horizontal esté, más le costará respirar y más tos tendrá.
  • Evita que el ambiente esté demasiado seco. Utiliza un humidificador para crear humedad, si no lo tienes, puedes usar unos recipientes con agua.
  • Coloca una cebolla troceada en un recipiente junto a la cama. Los vapores de la cebolla ayudan a despejar las vías respiratorias, el niño respira mejor por la nariz en lugar de hacerlo por la boca y así, tiene menores episodios de tos.

Todos estos remedios se pueden utilizar cuando se trata de tos nocturna en niños provocada por un catarro o una gripe normal. En niños con otros problemas como el asma, es necesario seguir la recomendación del pediatra para tratar la tos de la manera más adecuada.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)