Toxoplasmosis: todo lo que tienes que saber

toxoplasmosis

Es probable que hayas escuchado hablar más de una vez sobre la toxoplasmosis pero quizá no sepas de qué se trata exactamente o cuáles son las dolencias que pueden ocasionarte. Es mejor estar bien informado/a para saber de qué se trata exactamente.

Hay personas sanas que pueden contraer toxoplasmosis y ni siquiera saber que lo han pasado, puesto que sus síntomas se pueden confundir con un catarro común. En cambio, si una mujer embarazada contrae toxoplasmosis puede ser muy peligroso para su bebé en desarrollo.

Qué es la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito. Este parásito se llama Toxoplasma gondii. Esta bacteria se puede encontrar en heces de gatos y carne poco cocida, especialmente la carne de vaca, cerdo o cordero. También se puede transmitir a través de agua contaminada, por una transfusión de sangre o el implante de un órgano de una persona infectada o beber leche de cabra infectada. La toxoplasmosis puede ser mortal o causar defectos de nacimiento graves para el feto si la madre embarazada se infecta.

Es por esto que los médicos recomiendan que una mujer embarazada no limpie la arena de los gatos (aunque haciéndolo con cuidado y lavándose bien las manos justo después de hacerlo, no tendría que haber problema). Asimismo, también es importante que una mujer embarazada cocine bien los alimentos antes de consumirlos.

lavar verduras para evitar la toxoplasmosis

Cuáles son los síntomas

La mayoría de las personas que tienen toxoplasmosis no tienen ningún síntoma. Ni se dan cuenta que están pasando esta afección. Las personas que corren mayor riesgo de infecciones graves son aquellas con sistemas inmunológicos bajos y niños nacidos de madres con infección activa durante el embarazo.

Pero aunque la mayoría de personas no presentan síntomas de la toxoplasmosis, sí puede haber algunos síntomas a tener en cuenta (aunque parecen más de un resfriado común). Algunos de estos síntomas son:

  • Fiebre
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos, especialmente en el cuello
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Dolor de garganta

Estos síntomas pueden durar un mes o más y se suelen ir solos, es decir, que se curan por sí mismos. La toxoplasmosis es especialmente grave para las personas que tienen debilitado el sistema inmunológico. Para estas personas, están en riesgo de desarrollar:

  • Inflamación del cerebro, causando dolores de cabeza, convulsiones, confusión y coma
  • Una infección pulmonar que causa tos, fiebre y falta de aire
  • Una infección ocular, causando visión borrosa y dolor ocular

Cuando un feto está infectado, los síntomas pueden ser leves o bastante graves. La toxoplasmosis en un bebé nonato puede poner en peligro la vida del bebé poco después del nacimiento. La mayoría de los recién nacidos con toxoplasmosis congénita pueden parecer normales al nacer, pero pueden desarrollar signos y síntomas a medida que van pasando las semanas. Es muy importante comprobar el desarrollo de su cerebro y de sus ojos.

Cómo saber si tengo toxoplasmosis

Para saber si se tiene o no toxoplasmosis es importante tener en cuenta los síntomas que se pueden padecer. Si crees que presentas los síntomas de padecer la toxoplasmosis solo tendrás que acudir a tu médico para que te haga un análisis de sangre y saber si realmente estás infectado/a.

Si eres una mujer embarazada y crees que puedes estar infectada, entonces deberás acudir a tu médico inmediatamente para saber si realmente estás infectada y poder tomar las medidas pertinentes.

Toxoplasmosis gatos

Problemas en el embarazo

La toxoplasmosis puede ser grave si una mujer se infecta mientras está embarazada o lo hace a unas pocas semanas antes de concebir. Esto se debe a que existe la posibilidad de que la infección se transmita a su bebé y haya graves problemas. Sin embargo, el riesgo de contraer toxoplasmosis durante el embarazo realmente es bajo. Una mujer no suele tener ningún síntoma si se infecta durante el embarazo, pero si la infección se propaga a su bebé, puede causar:

  • Aborto espontáneo
  • Nacimiento de un niño muerto
  • Toxoplasmosis congénita (el bebé desarrolla toxoplasmosis mientras se desarrollan en el útero). La toxoplasmosis congénita puede causar problemas serios que se notan desde el nacimiento o se desarrollan varios meses o años después, como daños cerebrales, pérdida de audición y problemas de visión.

Problemas en personas con sistemas inmunológicos débiles

La toxoplasmosis puede causar serios problemas y poner en peligro la vida de alguien con un sistema inmunológico debilitado, ya que su cuerpo puede no ser capaz de luchar contra la infección. Puedes tener un sistema inmunológico débil si:

  • Tienes una enfermedad que afecta a tu sistema inmunológico como el VIH, SIDA o cáncer.
  • Estás recibiendo quimioterapia
  • Estás tomando medicamentos inmunosupresores (por ejemplo, después de un trasplante de órganos)

Si tu sistema inmunológico está débil, la infección podría propagarse a órganos como los ojos, el corazón, los pulmones y el cerebro. Esto puede causar problemas como dolores de cabeza, confusión, mala coordinación, convulsiones, dificultad para respirar y problemas de visión.

Alimentos prohibidos para evitar la toxoplasmosis

toxoplasmosis en jamon

La forma más común de contraer la toxoplasmosis es mediante el contacto con las heces de gatos contaminados o directamente con animales o personas infectadas. Pero también se puede contraer la toxoplasmosis a través de los alimentos por lo que se debe tener especial cuidado con la alimentación. Algunos alimentos como las carnes poco cocinadas o crudas pueden estar infectadas por este parásito. Asimismo, la leche cruda (de cabra), los huevos crudos o algunos vegetales que no están bien lavados y que han podido ser infectados por animales también contaminados, pueden ser potencialmente peligrosos.

Si quieres evitar la contaminación de la toxoplasmosis a través de los alimentos, entonces deberás limpiar y cocinar muy bien todos los alimentos antes de comerlos, ya que el parásito solo se muere cuando se pasan los 72ºC de temperatura. Además, también es necesario que los alimentes se congelen a menos de -20ºC durante varios días antes de comerlos, ya que tampoco puede sobrevivir a temperaturas tan bajas.

Igualmente, también puedes evitar el consumir algunos alimentos que pueden prohibirte en tu dieta o durante el embarazo: embutidos crudos o no cocinados como el jamón serrano o el chorizo. Las frutas y verduras (cualquiera de ellas) que no estén bien lavados bien, leche o huevos crudos, lácteos sin pasteurizar, etc.


Categorías

Embarazo

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *