Trastornos nerviosos en niños

trastornos niños

Los niños también tienen trastornos mentales igual que los adultos, solo que sus síntomas son diferentes. Saber que existen y sus síntomas es necesario para pedir ayuda médica y que se pueda ofrecer el tratamiento adecuado. Veamos cuales son los trastornos nerviosos en niños más habituales.

Cerca de un 20% de niños y adolescentes tienen problemas mentales. Sobre todo en los niños al no tener los recursos necesarios ni para expresarse ni para gestionar sus emociones, es más complicado de detectar. Es difícil distinguir un comportamiento extraño de un normal de un niño. Paso a comentar los trastornos nerviosos en niños.

Trastornos de ansiedad generalizada (TAG)

Afecta cerca del 2-6% de los niños, y en más común en niñas que en niños. Sus causas no están claras, aunque hay una gran carga genética. Consiste en un estado persistente y excesivo de ansiedad, miedo y preocupación, que afecta a su vida diaria. Suelen aumentar con los niveles de estrés.

Se manifiesta en los niños con una dificultad para prestar atención, pudiendo parecer inquietos o hiperactivados. Pueden sentir dolores físicos, sentirse demasiado cansados, dormir mal, problemas para concentrarse, irritabilidad,… en ocasiones se suele confundir con trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH), aunque en ocasiones suelen venir juntos.

El tratamiento suele estar dirigido a enseñar técnicas de relajación a los niños, y en algunos casos se requiere de ansiolíticos.

Trastornos por déficit de atención e hiperactividad

Es un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia (antes de los 12 años) más frecuentes. Tiene un patrón de déficil de atención, hiperactividad y/o impulsividad. En ocasiones está asociado a otros trastornos como el TAG. Este patrón de comportamiento interfiere con su vida normal por lo menos en 2 ámbitos (escolar, familiar y/o social).

Lo más frecuente de este trastorno es que se diagnostique a partir de los 6 años, que es cuando comienzan la vida escolar. Los síntomas varían de un niño a otro, y con diferentes intensidades que van de leves a graves. Puede presentarse sólo uno de los 3 síntomas: predominante con falta de atención, predominante hiperactividad/impulsividad y combinada entre ambos. Los síntomas de estos trastornos nerviosos en niños a veces suelen disminuir a medida que el niño crece.

Las causas pueden ser múltiples, tanto puede ser debido a factores genéticos como ambientales. Tiene una heredabilidad de un 76%, y el resto sería debido a factores no genéticos. El tratamiento típico incluye medicación y psicoterapia.

Trastornos de conducta

Cerca de un 3,5% de los niños y adolescentes padecen un trastorno de conducta, pero sobre todo se ve en la adolescencia. Supone una falta de control de impulsos, de comportamiento y emociones, violando las reglas sociales y morales, normas ni figuras de autoridad. Pueden llegar a tener conductas agresivas o amenazantes, de engaño y robo y transgresión grave de las normas.

Estaría dentro de la categoría de trastornos disruptivos, que suele presentarse después de un trastorno negativista desafiante. Para diagnosticarlo es necesario tener 3 presentaciones en los últimos 6 meses, y debe suponer un deterioro en la vida del niño/adolescente.

trastornos infancia

Trastornos depresivos

Aunque parezca mentira los niños también sufren de depresión como los adultos, pero su sintomatología es diferente. Cerca de un 2% de la población infantil sufre de depresión. Dentro de los trastornos depresivos en niños encontramos: trastornos de desregulación disruptiva del estado de ánimo, trastorno depresivo mayor, y trastorno depresivo persistente (distimia).

El adultos el síntoma predominante suele ser la tristeza pero en niños suele ser la irritabilidad, que suele manifestarse como hiperactividad y comportamiento agresivo. Si quieres saber más sobre el tema no te pierdas el artículo “Consecuencias de la depresión infantil”.

Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Prevalencia es de aproximadamente 1% de la población infantojuvenil. Consiste en un deterioro persistente de la comunicación social, lo que afecta a la interacción social y con patrones y/o intereses muy concretos y repetitivos. Estos síntomas suelen aparecer a partir de los 6 meses.

Hay 3 grados de gravedad: en el primero necesitaría ayuda, en el segundo una ayuda más notable y en el tercero una ayuda casi constante.

Porque recuerda… el saber nos ayudará a saber detectar si hay algún posible problema a tratar para así garantizar una mejor calidad de vida.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.