Tristeza después del parto¿es normal?

maternity blues

Acabo de dar a luz y me siento triste. ¿Qué me pasa?

Acaba el parto, tenemos a nuestro hijo o hija en brazos, todo ha salido a pedir de boca y a nuestro alrededor todo el mundo es feliz y solo ve motivos de celebración. Sin embargo nosotras no lo tenemos tan claro. Estamos cansadas, agotadas, nos sentimos algo tristes y nadie entiende que nos pasa. Pero, ¿ es normal?
Esto que nos pasa tiene muchas explicaciones.


Tras el parto empieza un periodo de cambios, de aprendizaje. Un tiempo necesario para conocer, adaptarnos y aprender a cuidar de nuestro bebé. Es un tiempo en el que se producen cambios en todos los sentidos. Es un periodo vulnerable, de inestabilidad emocional y fragilidad física en el que aparecen miedos, inseguridades, dudas relacionadas con el cuidado del bebé, sobre nuestra capacidad de crianza…Tenemos que darnos un tiempo para conocernos y adaptarnos al cambio de familia que acabamos de experimentar. Y hay que entender que un cambio en nuestro modelo de familia es bastante estresante en cualquier situación,¡¡Cómo no lo va a ser acoger a nuestro niño que nos necesita para todo!!
Por otro lado hasta ahora notábamos al bebé dentro de nosotras, nos comunicamos con él a través de sus movimientos, acariciándole a través de nuestra piel, hablándole, cantándole…Y esa sensación de sentir a nuestro hijo dentro de nosotras es algo incomparable que ahora que ya ha nacido echamos mucho de menos, tanto que a veces la sensación de pérdida es tan intensa que puede que nos cueste reconocer en ese bebé que ahora tenemos en brazos a  nuestro niño.

A veces también nuestras expectativas son demasiado irreales y soñamos con un parto perfecto y un bebé ideal, pero puede que el parto no haya sido tan perfecto y que nos cuente entendernos con el bebé, adaptarnos a un nuevo ser que depende para todo de nosotras, cuyas necesidades limitan nuestra vida y marcan nuestro día a día.

Tampoco podemos olvidar que hemos pasado un embarazo y un parto, estamos cansadas y seguramente tendremos anemia, así que es normal no tener mucha vitalidad.

 

Mi consejo

  • Entiende que acabas de pasar por un embarazo y un parto, es lógico que estés cansada y en baja forma, descansa lo que puedas y no te exijas ser una “supermamá”. Pide ayuda
  • Delega en otras personas todas las tareas que no sea imprescindible que realices tu, dar el pecho al bebé ya es lo suficientemente exigente.
  • Controla las visitas, posiblemente tu no estarás en condiciones de organizarlas pero tu pareja seguro que si. Todo el mundo querrá ir a conocer al recién nacido y a veces, mas que un agradable compañía se convierten en un motivo de cansancio y estrés añadido.
  • Cuidate. Alimentate correctamente y no dejes de hacer ninguna comida.
  • Toma bastante líquido, debes estar bien hidratada para afrontar la lactancia materna.
  • Dedica un tiempo al día para tu cuidado personal, si tu te ves bien estarás poniendo un granito de arena para  que tu ánimo mejore antes.
  • Arreglate y sal a pasear en cuanto puedas, el aire libre y el solecito nos ayudan a encontrarnos mejor.
  • Reparte las tareas y los cuidados del bebé con tu pareja, es importante que ambos toméis conciencia del cambio en vuestra forma de vida que supone la llegada del bebé y el papá será tu gran aliado para la crianza.
  • Pacta con tu pareja un tiempo libre para cada uno de vosotros, es importante que ambos podáis descansar de la sensación de ser “mama” o “papa” a tiempo completo. Podéis organizar una “tarde libre” a la semana para cada uno, o simplemente media hora cada día para leer un libro o navegar por la red…
  • Consulta con tu matrona y con tu médico para que evalúen tu estado y las necesidades de darte algún suplemento vitamínico.
  • Date tiempo para adaptarte a la nueva situación, es normal que, a veces, te sientas superada por las circunstancias.
  • Apuntate a algún curso de postparto, en tu Centro de Salud encontrarás talleres de masaje infantil, cursos de recuperación postparto o grupos de apoyo a la lactancia. En todos ellos encontrarás a otras mamás que entenderán muy bien tu estado emocional y tus problemas porque a ellas les pasa algo similar.
  • Procura no hacer caso a las opiniones que todos los que te rodean te darán, ya verás que todo el mundo parece saber lo que hay que hacer en cada momento, pero solo son sus experiencias y opiniones y no tienen porque servir para ti, cuando tengas algún problema mejor consulta con un especialista.
  • Y recuerda que el estado de tristeza puerperal es normal después del parto, pero no debe ser muy duradero, en unos días empezarás a notar poco a poco que cada vez son menos los episodios de abatimiento y empiezas a tener mas momentos de tranquilidad, si no es así consulta con tu médico, no lo dejes pasar.

 


Categorías

Embarazo, Varios

Nati Garcia

Soy matrona, madre y desde hace un tiempo escribo un blog. Me preocupan mucho todo lo relacionado con la maternidad, la crianza y el crecimiento... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *